El Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía que prohíbe cortar el rabo, las orejas, seccionar las cuerdas vocales o extirpar uñas y dientes por fines estéticos o más allá de los fines curativos o bien regalar mascotas como premio o gratificación está en vigor desde el 1 de febrero.

El Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía, que garantiza una legislación básica para el bienestar animal,  se aprobó en Estrasburgo en 1987 y desde entonces lo han ratificado 23 países. España lo firmó en 2015, fue publicado en el Boletín Oficial del Estado el 11 de octubre de 2017 y ha entrado en vigor el 1 de febrero.

Además de prohibir las mutilaciones de animales por fines estéticos, el Convenio Europeo, indica que un animal de compañía solo podrá ser sacrificado por un veterinario y señala los métodos que no podrán usarse; marca también los límites a la tenencia de mascotas, las formas de reducción de animales vagabundos, aboga por no incentivar la reproducción no controlada o alienta a que quienes se encuentren gatos o perros vagabundos lo pongan en conocimiento de las autoridades.

España deberá prestar atención a que el adiestramiento se haga por personas dotadas de conocimientos idóneos y tendrá que establecer medidas para desalentar el regalo de animales de compañía a menores de 16 años sin consentimiento expreso de sus padres así como evitar el regalo de animales de compañía a modo de premio, recompensa o gratificación.

Las comunidades autónomas deberán comprobar su legislación para ver si cumple con estos parámetros y adaptarla allí donde sea necesario en base al fin de el Convenio Europeo que establece unos criterios de protección animal mínimos que garantizan el respeto por nuestros animales de compañía de forma uniforme e independientemente del lugar en que nazcan o vivan.




todos con Daniel

Colaboración Carnaval 2018