• De sus tíos carniceros aprendió el negocio

  • Despacha la mejor carne de potro y wagyu

  • Su madre es morala y sus abuelos meseños

La búsqueda de una vida mejor lejos del estrés de la gran ciudad y estar cerca de los suyos es lo que ha llevado a Álvaro Albarrán a montar su negocio, en la calle Jorge Moro 2 de Navalmoral, una carnicería donde podemos encontrar los productos para llenar nuestra mesa de carnes asadas, embutidos y quesos para comer y cenar con la familia o amigos en estas fechas tan señaladas. Desde nuestra redacción nos hemos acercado hasta Carnicería A. Albarrán para conocer a nuestro protagonista y a su negocio.

Albarrán trabajando

Álvaro Albarrán trabajando la carne

Sin parar de trabajar y buscando el hueco entre cliente y cliente, Álvaro, nos ha contado que el oficio le llegó alentado por su padre, que le dijo “carnicero o te echo de casa” (risas). Sus tíos trabajaban como carniceros en Alcorcón y con ellos se colocó para aprender el trabajo del que hoy vive.

Nacido en la capital del país, se ha criado en Alcorcón. Diez años estuvo aprendiendo y trabajando en una carnicería de una cadena comercial. De allí paso con su amigo y jefe a una carnicería de barrio, después a otra en Arroyomolinos en la misma provincia y regresó de nuevo a trabajar con su jefe anterior. Con una dilatada experiencia llegó el momento de emprender y montó su propia carnicería en el barrio del Lucero de Madrid.

Desde la capital hasta Navalmoral, fue el siguiente paso. Aunque es madrileño sus raíces se hunden en nuestro entorno, su madre es de Navalmoral y sus abuelos de Mesas de Ibor. Fue en esta localidad de Los Ibores donde conoció a su pareja, una mujer de Valdecañas, por lo que hizo la maleta y se vino a Extremadura… por amor, por amor a la tierra y a la persona que había aparecido en su vida. Y así, de pasar todas sus vacaciones en Mesas de Ibor pasó a montar su negocio en Navalmoral.

Fachada del Carnicería á. Albarrán

Carnicería Albarrán abrió sus puertas el primero de junio de este 2017 en la calle Jorge Moro número 2 en Navalmoral, casi enfrente de Musical Lukas, con jamón ibérico, ternera avileña, quesos de la tierra, cerdo ibérico fresco… servicio de carnicería, charcutería, pollería, congelados, diversos,… y una amplia variedad de productos sobre los que hay que mencionar la venta de carne de potro y de wagyu.

Sin parar de cortar jamón nos comenta que para la ternera avileña, carne que destaca por su jugosidad, nos recomienda el entrecot, el solomillo, o la carne para guisar; la carne de potro con menos grasa, nos indica, que es muy apreciada por los atletas y es ideal para guisos o a la plancha y nos habla de su sabor como mas dulce, muy alejado del gusto fuerte de la caza; el wagyu es ideal para prepararlo a la plancha o a la barbacoa, nos relata, pues no se pasa tanto como otras carnes por estar muy veteada; los cachopos asturianos de ternera también los prepara listos para meterlos en la sartén;  jamón ibérico, morcilla de Guadalupe, queso de los Ibores y veratos…

 

Albarrán intenta conocer las necesidades de los clientes para adaptarse a sus demandas y lanza ofertas y prepara lotes para hacer las comprar más fáciles.

Casi despidiéndonos de él nos dice que hay que “luchar y luchar para dar buen producto y así poder tener una clientela propia“, “no pensaba llegar a Navalmoral y comerme el mundo, pero mis años en la profesión me han enseñado a intentar ser el mejor para poder dar lo mejor a mis clientes“.

Clientes en Carnicería A. Albarrán (II)

Para terminar Álvaro Albarrán nos dice que con su llegada a Navalmoral ha encontrado calidad de vida y eso le hace poder ofrecer lo mejor de él en su negocio y poder cubrir de este modo las necesidades de sus clientes.