La Junta de Extremadura pone en valor el “turismo religioso” y  su presidente, Guillermo Fernández Vara, ha destacado al comienzo de la semana la importancia que tiene para el sector y para la región en general. Guadalupe y Yuste forman parte del patrimonio vinculado a lo espiritual junto a a las cinco catedrales y concatedrales de la región.

La apuesta del ejecutivo por trabajar para seguir avanzando y ofrecer, dicen, “un enorme patrimonio a todos aquellos que lo quieran contemplar” y motivados para viajar por algo y para algo, en este caso vinculado a lo religioso tiene, dicen, una gran transcendencia.

“Para una región como Extremadura disponer de cinco catedrales y concatedrales más dos monasterios como el de Yuste y Guadalupe significa un patrimonio vinculado con lo espiritual que hace de ese tipo de turismo algo enormemente y extraordinariamente importante”, comentaba el presidente.