La Jefatura de la Policía Local de Navalmoral ha informado esta mañana mediante un nota de prensa que con la adquisición y entrega de chalecos de protección antibalas y anti-punzón personales se completa el equipo de seguridad y protección individual con el que se ha dotado a cada funcionario de Policía Local de Navalmoral que realiza servicios operativos en la vía pública.

La concejalía de Seguridad Ciudadana dependiente de la Alcaldía han tomado varias medidas para hacer mas eficiente y eficaz a la Policía Local que pasa a ser, según indican, una de las mejores dotadas a nivel nacional, siendo la mejor dotada de la región.

En lo que respecta a las medidas generales de seguridad, han eliminado las patrullas unipersonales, se ha llevado a cabo la optimización y distribución de efectivos policiales y han desarrollado cursos de formación especializadas en temas de seguridad, terrorismo y defensa personal, entre otros.

Se les ha dotado a los agentes de chalecos antibalas, de emisora digital de dotación personal con localizador de situación de seguridad, aviso de agente caído, y con mayor eficacia de comunicación, guantes anti corte y anti punzón, grilletes de inmovilización, linterna personal de gran capacidad de alumbrado, spray inmovilizador de gel no lesivo, arma reglamentaria y bastón extensible de defensa.

De forma general cuentan también con un desfibrilador de dotación y un botiquín completo de dotación en vehículo de primera salida incluidos elementos de respiración y reanimación asistida para adultos, adolescentes y neonatos, etilómetros de muestreo y evidencial, dotación de elementos de seguridad para realización de controles e intervenciones especificas en la vía publica como reductores de velocidad, balizas luminosas o conos y elementos de señalización de la vía pública o de suelo.

Además cuentan con un vehículo de Atención al Ciudadano con dotación de Internet, comunicación con DGT, PADRON, etc., y cámaras de vigilancia y seguridad para grandes eventos. El vehículo está dotado con todos los medios necesarios para establecerse como puesto de mando y coordinación ante incidencias graves y catástrofes, como en la rotura de la presa de Valverde donde se puso a disposición del coordinador responsable del suceso.