Cinco meses consecutivos de bajada del desempleo en Navalmoral, que comenzaba el año soportando una tasa de paro del 27%, distante del 39,63% que alcanzó el PP en su última legislatura, pero insostenible a todas luces.

Era y es una situación agónica la sufrida por los moralos y, más aún, por las moralas; sin embargo, medidas como incrementar la partida destinada a desarrollar programas de empleo, tales como el Plan de Empleo Social o el de Experiencia, la Escuela Profesional o el PFEA; reservar una cuantía dirigida única y exclusivamente a PYMES; crear el Vivero de Empresas; volver a participar en la Estrategia de ARJABOR para la financiación de proyectos productivos de las empresas de la localidad; generar, por primera vez, una partida para el emprendimiento; la elaboración de una Estrategia de Desarrollo Sostenible e Integrado junto a Talayuela; la inversión para la realización de obras necesarias y no faraónicas; la garantía de cubrir todos los servicios de la localidad y la colaboración para la instalación de nuevas empresas como la “pistachera” abierta junto al campo de fútbol; han conseguido que nuestra ciudad vea como mes a mes se va reduciendo paulatinamente tasa de paro, obteniendo en mayo los mejores datos de desempleo desde 2012 con 1947 parados, lo que supone reducir la tasa de paro hasta el 23,8%, cifras éstas elevadas, pero que a medida que continúen aplicándose políticas adecuadas a través de una inversión real para el empleo, continuarán con su trayectoria descendiente a lo largo de los dos años que quedan de legislatura.

Quedan cosas por hacer, entre otras, lograr la puesta en marcha de ExpacioNavalmoral, pero desde luego, en materia de empleo, esto ya va siendo OTRA NAVALMORAL.

Tu publicidad con nostros Peluquería Leticias