Agentes de la Guardia Civil del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Comandancia de Cáceres, han investigado a un hombre como supuesto autor de un delito de maltrato animal, tras hallar a un perro muerto, atado a un árbol y desprovisto de agua y comida, en los extrarradios de la ciudad de Cáceres.

Los hechos tuvieron lugar el pasado día 25 de julio cuando, desde una protectora de animales, se dio aviso al SEPRONA de la Comandancia de Cáceres, sobre la existencia de un animal canino que se encontraba muerto en los extrarradios de Cáceres.

Al personarse los agentes en el lugar indicado por el comunicante, observaron un perro muerto que se encontraba atado al tronco de una encina. El animal parecía llevar varios días fallecido y a su alrededor se encontraba la tierra removida, muestra de las vueltas que había dado al árbol antes de morir.

Los agentes observaron que el animal carecía de alimento y de recipientes con agua, comprobando, además, que carecía de microchip que permitiera identificar al propietario del mismo.

Tras ser recogido y trasladado por los agentes hasta el Hospital Clínico Veterinario de Cáceres, a fin de realizarle la correspondiente necropsia que revelara las causas de la muerte, esta determinó que el animal había fallecido a consecuencia de una deshidratación severa, al no haber ingerido alimento ni agua, sumado a las altas temperaturas habidas durante el mes de julio.

Los agentes del SEPRONA abrieron una investigación para tratar de esclarecer los hechos e identificar a la persona responsable, siguiendo una línea de investigación, relacionada con varios mensajes que, vía teléfono móvil, había recibido la protectora de animales días previos a la muerte del animal.

De esta manera, se ha podido averiguar la identidad del supuesto autor de los hechos, un varón de 30 años de edad, que ha sido investigado como autor de un delito de maltrato animal, remitiéndose las diligencias instruidas ante la autoridad judicial en Cáceres.