Agentes de la Guardia Civil del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Valencia de Alcántara y los de Caminomorisco, investigan a 3 personas por sendos delitos de abandono y maltrato animal, uno de ellos con resultado de muerte. Los animales se encontraban sin agua y en situaciones límites de necesidad.

En el primero de los casos, que tuvo lugar el día 26 de junio, el comandante de Puesto de la Guardia Civil de Caminomorisco recibió aviso de un viandante que paseaba por las proximidades de la Alquería de Cambroncino y había escuchado lo que parecían ser los gemidos de un perro, procedentes del interior de un saco localizado en la cuneta de la carretera.

Cuando la patrulla del SEPRONA llegó al lugar sacaron del saco a un perro mestizo de tamaño mediano que se encontraba con vida, con graves lesiones en sus patas que le impedían el movimiento.

Realizadas las investigaciones pertinentes, los agentes de la Guardia Civil averiguaron la identidad del dueño del animal, que lo había tirado a la cuneta en el interior de un saco, con la firme intención de provocarle la muerte. Por ello, fue investigado por un delito de abandono y maltrato animal. Además, el perro, de unos 2 años de edad, no tenía microchip, pasaporte de animal de compañía, ni las vacunas reglamentarias. Las diligencias practicadas fueron remitidas al Juzgado de Primero Instancia e Instrucción, en funciones de guardia, de Plasencia.

En el segundo de los casos, el 19 de julio, un vecino que paseaba por la N-521, alertó a los agentes de la Guardia Civil del SEPRONA de Valencia de Alcántara porque había percibido un fuerte olor cerca de las inmediaciones de una parcela próxima a la localidad de Valencia de Alcántara.

Personados en el lugar, los agentes de la Guardia Civil, hallaron 3 ovejas muertas y 5 vivas, las cuales presentaban heridas sangrantes en las patas traseras y deshidratación. Además, una de ellas se encontraba en estado crítico y, como primera medida, los agentes buscaron un recipiente donde el animal pudiera abrevar y calmar su sed.

Solicitada la colaboración de la Oficina Veterinaria de Zona de Valencia de Alcántara y en presencia del propietario de la finca, se procedió a crotalizar a todos los animales vivos.

También se informó al propietario de la obligación de prestar asistencia veterinaria urgente a los animales y la prohibición de moverlos del lugar.

Esa misma tarde las ovejas desaparecieron, pero la rápida actuación e investigación de los agentes permitió localizar a las 5 en los extrarradios de la localidad, aunque una de ellas fue hallada muerta.

Por todo ello se investigó a dos personas, al propietario de la parcela, donde inicialmente se halló a los animales y a un arrendatario de la misma. Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº1 de Valencia de Alcántara, por un supuesto delito de abandono y maltrato animal con resultado de muerte.

 

ciudad