Agentes de la Guardia Civil del Equipo de Delitos Tecnológicos (EDITE) de la Comandancia de Cáceres han llevado a cabo dos operaciones contra la ciberdelincuencia, procediendo a la detención de dos hombres como presuntos autores de los delitos de estafa y usurpación de estado civil.

El Equipo de Delitos Tecnológicos (EDITE), perteneciente a la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres, ha llevado a cabo dos actuaciones contra las estafas a través de Internet y mediante llamadas telefónicas como medio para cometerlas.

Las dos operaciones, que son independientes, han sido, la “Operación Punkino” y la “Operación Korma”

“Operación Punkino”

Esta Operación se inició en el año 2019, tras la denuncia interpuesta, en el Puesto de la Guardia Civil de Cáceres, por una persona que denunciaba haber sido objeto de una estafa tras contratar un crédito personal a través de un enlace que le habían enviado por una conocida red social.

Cuando la víctima contactó con el supuesto prestamista, éste le fue solicitando diversos documentos personales, los cuales aportó, comprobando más tarde que dichos documentos habían sido utilizados en páginas web de productos electrónicos para financiar compras de dispositivos de alta gama (ordenadores, teléfonos, etc.) o para solicitar otros créditos personales a nombre de sus víctimas, siendo el total defraudado de unos 3.000 euros.

Bajo la dirección del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de Cáceres, y tras más de dos años de una laboriosa investigación, el EDITE de la Guardia Civil de Cáceres pudo constatar la existencia de otros hechos similares cometidos por las mismas personas.

Consistía en ofertar créditos personales, con condiciones muy ventajosas, tanto en la conocida Red Social como en otros portales de anuncios en Internet. Una vez captadas sus víctimas, requerían de ellas toda la documentación necesaria para formalizar los préstamos, siendo este el fin último de la estafa: conseguir documentación fidedigna para ser utilizada con fines fraudulentos como son, solicitar otros créditos suplantando la identidad de sus víctimas o financiando compras en comercios online de productos electrónicos que posteriormente eran vendidos en el mercado negro o a través de portales de internet dedicados a ventas online.

Por estos hechos ha sido detenida una persona en la localidad de San Andreu de la Barca (Barcelona), por un supuesto delito de Estafa y otro de Usurpación de Estado Civil. En la misma localidad los agentes investigaron a otra persona, por un supuesto delito de receptación, tras la compra de uno de los terminales móviles de alta gama que había sido adquirido de manera fraudulenta.

“Operación Korma”

Se inició en el año 2020, tras una denuncia interpuesta en el Puesto de la Guardia Civil de Alcántara (Cáceres), donde una persona denunciaba haber recibido una llamada telefónica de un “supuesto técnico de Microsoft” quien le informaba que habían detectado problemas de seguridad con su ordenador y había “hackers” intentando acceder a sus cuentas bancarias.

Supuestamente, el citado técnico sonsacó a la víctima información adicional de las cuentas, comprobando después esta que habían realizado 2 transferencias fraudulentas desde su cuenta, a otra cuenta bancaria desconocida, por valor de más de 5.000 euros. En el argot de la ciberdelincuencia dicho modelo de estafa se le conoce como la “Estafa del falso técnico de Microsoft”.

El Equipo de Delitos Tecnológicos de la Guardia Civil de Cáceres, se encargó de las investigaciones, durante las cuales pudo constatar la existencia de otro hecho, de las mismas características, denunciado por un vecino de la localidad de Castillo de Locubión (Jaén), a quien le habían realizado otra transferencia fraudulenta de 5.000 euros, a la misma cuenta bancaria quien figuraba en la denuncia interpuesta en Alcántara (Cáceres), siendo el titular de esta un súbdito pakistaní afincado en Barcelona.

Tras un contacto previo de los ciberdelincuentes mediante llamadas al teléfono fijo, se hacen pasar por técnicos de la empresa Microsoft y alertan a sus víctimas de una posible infección de sus equipos informáticos, ofreciéndose para limpiar sus ordenadores de posibles virus, todo ello con el objetivo de obtener sus credencias bancarias. Para conseguirlo, suelen recomendar a sus víctimas la instalación de una aplicación de control remoto convenciéndolas que es para poder eliminar el software malicioso. Así consiguen tomar el control total del ordenador, de donde obtienen las claves bancarias que utilizarán para realizar transferencias con total impunidad.

Podría ocurrir, además, que el equipo informático, con el acceso remoto instalado, fuera utilizado para cometer estafas a terceras personas, con lo cual la víctima del engaño podría pasar a convertirse en el supuesto autor material de otros delitos.

Tras averiguar la identidad del presunto responsable, y bajo la dirección del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 3 de Cáceres, se precedió a su localización y detención, en la localidad de San Andreu de la Barca (Barcelona), como presunto autor de los delitos de Estafa y Usurpación de estado civil, por unos hechos con los que habría logrado obtener, de forma ilícita, más de 10.000 euros.