Cerca de 100.000 euros de fondos europeos va a recibir el Banco de Sangre de Extremadura (BSE) para obtener y tratar plasma hiperinmune a partir de las donaciones de las personas que hayan superado la infección por Covid-19 para ser transfundidas a pacientes en las fases iniciales de la enfermedad e ingresados en los hospitales de extremeños.

El plasma de pacientes convalecientes de COVID-19 es una opción para el tratamiento de personas con esta enfermedad en los primeros días de ingreso en el hospital. Hasta la fecha, diversos estudios invitan a pensar que una transfusión temprana de plasma con altas concentraciones de anticuerpos es más eficaz para reducir la mortalidad del paciente.

El BSE obtendrá esta financiación mediante un convenio suscrito recientemente, a fecha 1 de junio de 2021 con carácter retroactivo al comienzo del proyecto el 1 de septiembre de 2020, entre el Servicio Extremeño de Salud y la Fundación Progreso y Salud, para participar en un proyecto liderado por la Red Andaluza de Medicina Transfusional, dependiente del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Hasta ahora en Extremadura se han recogido 1900 unidades de plasma de convalecientes de la COVID-19, de las cuales 1100 han sido transfundidas a pacientes en las fases iniciales de la enfermedad e ingreso en los hospitales de la región.