La Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio defiende el incremento de los importes de las ayudas asociadas en la nueva PAC y el director general de Política Agraria Comunitaria, Javier Gonzalo, así se lo trasladó al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la reunión telemática que mantuvieron ayer jueves.

En este encuentro telemático la Junta de Extremadura ha defendido el incremento de las ayudas asociadas al ovino, caprino y al vacuno de carne, así como las subvenciones agrícolas al tomate para transformación, al arroz y a los cultivos proteicos. Estas ayudas empezarán a aplicarse en 2023.  El director general ha insistido en el umbral a partir del cual se aplique la reducción de ayudas para potenciar la agricultura profesional y familiar.

En la próxima PAC se incrementará el límite fijado, especialmente para las líneas de apoyo al ovino y caprino, en más de 50 millones de euros a nivel nacional, respecto a este período. Igualmente suben las destinadas al tomate para trasformación y el arroz, en más de tres millones de euros cada una.

La Consejería de Agricultura también ha defendido un mayor importe en las explotaciones de vacuno que engordan los terneros en su propia explotación o en cebaderos comunitarios sobre aquellas que los alimentan en cebaderos industriales.

Respecto a la ayuda asociada a los cultivos proteicos, se podrá solicitar en todas las tierras arables, independientemente de su rendimiento. Ello supondrá una posibilidad de diversificación de las explotaciones de secano; también en esta línea se duplicará el límite nacional.