Imagen de archivo
Ponte en Órbita visitas desde 2

El GMP del Ayuntamiento de Navalmoral de la Mata ha emitido una nota de prensa en la que denuncia lo que consiera “desidia y pasividad institucional de la alcaldesa”.

Alude el PP a que ayer 6 de mayo se convocó la Junta de Gobierno, que se había convocado la última vez el 9 de marzo, siendo por tanto esta “la primera vez que la alcaldesa convoca al equipo de Gobierno desde hace dos meses”.

Los populares, que consideran que la acaldesa “Ha decidido suspender arbitrariamente el normal funcionamiento del Ayuntamiento” y que no quiso “crear un Gabinete de Crisis en el que participaran los 17 concejales de esta Corporación”, explican que “no se entiende esta dejadez institucional”, ni que siga sin informarles de las resoluciones adoptadas pese a que las hayan solicitado por escrito.

Nada de esto se entiende, continúan desde el Grupo Popular, ni tampoco se entiende que se haya abonado “con cargo al Fondo de Contingencia el 2% de los Niveles I y II de la carrera profesional de los funcionarios, sin que se les haya notificado la resolución que justifique y permita gastarse ese fondo de emergencia” que no figuraba en los presupuestos.

Finalizan la nota de prensa señalando que el 3 de abril se anunció públicamente otorgar ayudas en una semana a los trabajadores autónomos y empresarios, sin que hasta el día de hoy transcurrido un mes las hayan recibido. Y aseguran que “siguen congeladas esas ayudas y en ese tórpido camino la cuantía prevista se rebaja a unos insuficientes 350.000 euros para los más de mil autónomos, algunos de los cuales ya han tirado la toalla…”

 

NOTA DE PRENSA DEL GRUPO MUNICIPAL POPULAR (GMP) Y LA DIRECTIVA LOCAL DE NAVALMORAL DE LA MATA

 

EL GRUPO POPULAR DENUNCIA LA DESIDIA Y PASIVIDAD INSTITUCIONAL DE LA ALCALDESA 

Hoy, 6 de mayo ha sido convocada Junta de Gobierno. Es la primera vez que la alcaldesa convoca a su equipo de gobierno desde hace dos meses. La última reunión que mantuvieron fue el 9 de marzo. No se entiende esa dejadez institucional. Tampoco que la regidora haya estado ausente al punto de que no se haya puesto en contacto con el portavoz de este Grupo Municipal.

Hasta la fecha la primera edil no ha convocado ninguna Comisión Informativa ni Pleno. Ha decidido suspender arbitrariamente el normal funcionamiento del Ayuntamiento, pese a que esté regulado por una Ley que el estado de alarma no ha derogado ni ha dejado sin efecto. Tampoco quiso crear un Gabinete de Crisis en el que participaran los 17 concejales de esta Corporación, pero vemos que en verdad era quizá mucho pedir cuando ni siquiera convocó a su Junta de Gobierno.

No se entiende esta dejadez institucional. Como tampoco se entiende que siga sin informar a este Grupo de las resoluciones adoptadas pese a que las hayamos solicitado por escritos de 30 de marzo, 9 y 24 de abril pasados. Vuelve así olvidar las obligaciones que, ya en julio del pasado año, el Defensor del Pueblo le recordó: cumplir la ley y dar respuesta a las solicitudes de información que se presentan. Es lo que tiene la transparencia democrática, esa en la que no cree y tanto le incordia.

Parece querer acostumbrarnos a esta grave anormalidad democrática y, en vez de cumplir con la Constitución, que es lo que solemnemente prometió, niega los derechos fundamentales positivados en ella. No se entiende que impida la participación en la vida pública a los concejales, no rinda cuentas de sus actuaciones ni que reduzca a la nada las funciones que la Ley (y menos mal que está la Ley), atribuye a los legítimos representantes de nuestro pueblo.

No. Nada de esos se entiende, como tampoco entendemos que lo primero que haya hecho es abonar con cargo al Fondo de Contingencia el 2% de los Niveles I y II de la carrera profesional de los funcionarios, sin que se nos haya notificado la resolución que justifique y permita gastarse ese fondo de emergencia en un pago que no contempló en los presupuestos municipales recién aprobados ¿A qué responde esta inopinada urgencia? ¿De verdad quiere hacernos creer que no podía esperar?

El 3 de abril se anunció públicamente ese renovado pacto suyo -quién sabe si acuerdo- para otorgar en una semana ayudas a los trabajadores autónomos y empresarios. Ha transcurrido más de un mes y sigue dándole vueltas a un papel que sube a la Junta e igual que fue regresa. Mientras, siguen congeladas esas ayudas y en ese tórpido camino la cuantía prevista se rebaja a unos insuficientes 350.000 euros para los más de mil autónomos, algunos de los cuales ya han tirado la toalla…

No, no entendemos tanta desidia, ni que la Alcaldía permanezca pasiva mientras Navalmoral encoge. Tampoco que, en vez de defenderla, se escude siempre en disculpas o infantiles tutelas. No hablaremos de las banderas…