El conjunto megalítico del Dolmen de Guadalperal ha sido declarado bien de interés cultural (BIC) con la categoría de zona arqueológica, en el Consejo de Ministros celebrado este martes. La Dirección General de Patrimonio Cultural y Bellas Artes inició el expediente de declaración BIC, siendo incoado el 22 de diciembre de 2020.

El Dolmen de Guadalperal está situado en el embalse de Valdecañas, en el término municipal de El Gordo y obtiene de esta manera el grado máximo de protección que establece la Ley de Patrimonio Histórico Español.

Este monumento megalítico es un sepulcro con una cámara funeraria de 5 metros de diámetro y un largo corredor de casi 10 metros de largo y 1,50 metros de ancho.

Los materiales arqueológicos hallados en el dolmen y en su entorno señalan la existencia de un hábitat en las inmediaciones, hallazgos que sugieren dos fases distintas para el yacimiento, una primera más antigua y otra campaniforme, entre el IV y III milenio a.C.

Este monumento se encuentra bajo las aguas del embalse de Valdecañas desde 1963 y aunque se conocía su existencia en la zona y ya había sido excavado y estudiado en 1927 por Hugo Obermaier, fue en el verano de 2019 cuando debido a la sequía emergió totalmente despertando el interés de todos los habitantes de la zona y del mundo entero, ya que la noticia llegó a miles de personas a través de Internet.

Desde entonces el Ministerio de Cultura y Deporte comenzó distintas actuaciones para contribuir a la protección legal del yacimiento y se comenzaron tomar las medidas adecuadas para su correcta conservación.

Un equipo multidisciplinar de técnicos ha realizado diferentes trabajos de documentación, investigación y conservación de todo el conjunto megalítico. Este Grupo de Trabajo del Dolmen de Guadalperal está formado por la Junta de Extremadura y los ministerios de Cultura y Deporte, y de Transición Ecológica, que ha permitido la investigación y el trabajo sobre los elementos del patrimonio sumergido del embalse extremeño.

 

ciudad