Imágen Fundación Concha

Ponte en Órbita visitas desde 1

OPINIÓN. COLABORADORES.

“El Sr Concha estaría orgulloso de ver lo que has hecho” por Marta Sarai Encinas Gómez

Cuando llegué hoy como cada mañana de los días de diario a la Fundación Concha, me pareció raro no ver a Mª Ángeles ya que la semana pasada tampoco estaba, así es que me animé a preguntar a la persona que ocupaba su lugar: “Se ha jubilado”. Su respuesta me dejó fría, exactamente como cuando llegué a la Fundación tras unos años fuera y vi que habían quitado los escritorios antiguos porque la gente no podía poner los ordenadores. Años y años dando servicio, preciosos muebles de madera y de repente con la llegada de la tecnología…vete a saber dónde han ido a parar… La biblioteca no ha vuelto a ser igual sin los muebles y la Fundación Concha no va a volver a ser la misma, ni parecida, sin la persona que lleva más de treinta años dando un servicio intachable a quienes la usan.

Desde pequeña me ha encantado leer y cuando volvimos a Navalmoral me encantaba ir a la biblioteca, pero en la biblioteca municipal siempre había mucho ruido, así es que cuando crecí un poco mi madre me enseñó que había una mejor, más silenciosa, con unos muebles…y allí me recibió con una sonrisa la persona que se encargaba de mantener el silencio (cosa difícil de encontrar en este pueblo), era amable, pero estricta.

Crecí y fui coordinadora de Ayuda en Acción, buscábamos un lugar en el que hacer exposiciones… y entonces llegó el primer contacto “de verdad” con ella,  todo fueron facilidades, ayuda, comprensión, alegría y buen trato. Me dio toda la información, me ayudó, desde Madrid la exposición fue un referente y salió en la revista que Ayuda en Acción tiene; me felicitaron por la buena acogida, les encantó el lugar y sobre todo el trato recibido. Me recalcaron mil veces la suerte que teníamos de haber podido contar con un lugar así y la disposición que mostraron desde la Fundación (esa disposición la tenía Mª Ángeles).

Mª Ángeles ha sido, es y espero siga siendo, una pieza clave en la cultura morala. No me gustaría estar en el lugar de la persona que la tiene que sustituir porque lo va a tener complicado; ella tiene un nivel cultural alto, se informa, te informa, comparte lo que sabe, te ayuda, te ilustra, es amable, puntual, simpática, estricta, respetuosa… La Fundación Concha se queda sin una persona que ha dado su vida para que la voluntad de su fundador sea llevada a cabo: “ayudar a erradicar el analfabetismo de la sociedad morala”; quizás ahora no sean tantas las personas analfabetas como entonces, pero Mª Ángeles ha hecho que la cultura forme parte de nuestras vidas, nos ha dado acceso, nos ha descubierto y nos ha hecho partícipes de ella. Se va en silencio, sin hacer ruido, discreta, años y años de servicio…y se va como si no se notara su ausencia…pero se nota, se nota mucho cuando no está…Se notó cuando faltó por motivos personales, y se nota ahora… Discreta y humilde. Por eso quiero rendir mi pequeño homenaje en agradecimiento a su ayuda durante todos estos años.

Imagino que el patronato lamentará no poder contar ahora con ella. Yo les doy mi más sincera ENHORABUENA por el tiempo que ha estado formando parte de la Fundación Concha, ya que para las personas que frecuentamos la biblioteca es una pérdida irreparable.

Mª Ángeles, no sabes cuánto te vamos a echar de menos…

Enhorabuena por tu gran trabajo y tu profesionalidad, espero que disfrutes de tu jubilación, que disfrutes mucho de tu tiempo, muchísima suerte y que te vaya genial, viaja y disfruta de cada viaje, no te quedes ninguno sin hacer, para que la cultura de diferentes lugares te nutra aún más…

Disfruta mucho muchísimo de esta nueva etapa, que te lo mereces, puedes estar orgullosa, gracias por tu paciencia, por tu esfuerzo diario durante años y tu ayuda, ha sido una suerte tenerte.

GRACIAS