Agentes pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Cáceres, ejerciendo sus funciones de prevención, vigilancia y denuncia de cualquier agresión al medioambiente, entre los meses de marzo y octubre pasados han realizado numerosas actuaciones de protección del patrimonio hídrico en la provincia, detectando 173 infracciones a la Ley de Aguas.

La Guardia Civil desarrolla, tanto en el ámbito rural como urbano, numerosos servicios enfocados a la prevención de todo tipo de actividades que puedan atentar contra la conservación de los recursos hídricos y el uso responsable del agua, levantando acta para su eventual sanción, de todas aquellas infracciones observadas en relación con la conservación del Dominio Público Hidráulico.

En aras de asegurar y garantizar el uso responsable del agua, desde el pasado mes de marzo se han detectado 173 infracciones, en su mayor parte relativas a la Ley de Aguas (1/2001), derivadas de inspecciones y controles rutinarios, principalmente, como consecuencia de la apertura de pozos, captaciones y derivaciones de agua de sus cauces sin la correspondiente concesión o autorización del Organismo de Cuenca (Confederación Hidrográfica del Tajo), así como por la realización de obras, vertidos ilegales y navegación sin la correspondiente autorización en espacios navegables de las aguas continentales.

Con todas estas actuaciones, y en la misión de los agentes del SEPRONA de velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y el medio ambiente, entre ellas los recursos hídricos de dominio público, se ha conseguido interceptar, frenar y prevenir el uso irresponsable y/o fraudulento del agua, tratando de garantizar con ello una buena gestión de los recursos que redunde en beneficio de toda la ciudadanía.