Adif Alta Velocidad comunica que ha iniciado las operaciones de amolado de la vía a lo largo de los más de 164 km de plataforma de nueva ejecución que forman el tramo Plasencia-Badajoz de la Línea de Alta Velocidad de Extremadura.

Para estos trabajos, que se desarrollarán por espacio de tres semanas, se emplea una maquinaria especializada denominada “tren amolador”, dotado de un sistema de muelas de esmeril, con el que se realiza el tratamiento del plano de rodadura y cara activa del carril.

Estas muelas, al paso sobre el carril, ejercen una acción regeneradora eliminando todas las imperfecciones que pudiesen detectarse y realiza a su vez un perfilado, dejando la superficie sobre la que asienta la rodadura de los trenes con un perfil homogéneo. Con ello se consigue una óptima rodadura del tren sobre la vía.

Estas operaciones se suman a las pruebas y trabajos que Adif Alta Velocidad tiene previsto efectuar a lo largo de toda la plataforma de nueva construcción para garantizar el correcto estado de los elementos de la superestructura ferroviaria.

En este sentido, continúan las pruebas de auscultación geométrica y dinámica de la vía que se realizan con el tren laboratorio BT 01, provisto de la instrumentación y el hardware y software necesarios para realizar la diagnosis de la calidad de la infraestructura. El objetivo es comprobar parámetros que influyen en la seguridad de la circulación así como en el confort de los viajeros, de los que este vehículo da una primera aproximación.

Del mismo modo, está prevista la auscultación de ultrasonidos por medio de un vehículo especializado. Esta operación tiene por objeto detectar la posible existencia de poros interiores en las soldaduras aluminotérmicas del carril, y confirmar así el correcto estado de las mismas, que han sido efectuadas en la fase de construcción de la nueva vía.

Igualmente, se ha planificado la circulación de un tren de lavado, formado por una serie de plataformas dotadas de unas cisternas que limpian mediante agua a presión la sección completa de los túneles. Con ello se evita que el polvo en suspensión generado durante la construcción afecte a las circulaciones.

Todas estas actuaciones dan continuidad a las pruebas de carga e inspección de estructuras, tanto estáticas como dinámicas, ya realizadas a lo largo de toda la plataforma con el empleo de material ferroviario con tracción diésel, circulando a distintas velocidades. A la vez se realizaron pruebas de frenado sobre la estructura.

En los próximos meses se realizarán nuevas pruebas, de acuerdo con el programa previsto, con la finalidad de obtener la autorización de puesta en servicio del tramo Plasencia-Badajoz por parte de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF).