El portavoz del Grupo Municipal Vox, Jorge Martín Trancón, ha emitido un comunicado en el que pide al equipo de Gobierno que de manera urgente se tomen las medidas necesarias para el correcto funcionamiento del mercadillo semanal de los viernes, sobre cuya problemática, les recuerdan, ya dieron cuenta hace un año.

La celebración del mercadillo semanal de los viernes es un servicio que se debe  prestar a los ciudadanos y que además ayuda a la economía de muchas familias de  vendedores ambulantes, agricultores y demás vecinos. Durante años se ha buscado  la mejor ubicación posible acabando por último en las inmediaciones de las calles  Pedro Valdivia y calle Toledo. – Explica Jorge Martín-Como decimos es un servicio muy positivo y necesario,  pero a la vez puede ocasionar molestias a los vecinos de la zona que son casi  inevitables como los cortes del tráfico, ruidos, dificultad de aparcamientos… lo que  no podemos permitir es que además se den otro tipo de problemas que van contra  el comercio justo y atacan directamente al resto de comerciantes que  escrupulosamente pagan sus impuestos y se esfuerzan por ofrecer un producto de  calidad, ya sea en el propio mercadillo o en el resto de tiendas y establecimientos de  Navalmoral.  

Recuerdan desde Vox que hace algo más de un año, ya denunciaron que “durante la celebración del  “mercadillo” se suceden dos problemas viernes tras viernes”

Uno de ellos es la “Venta de productos falsificados, gafas de sol, zapatillas, ropa, perfumes… y otros  de dudosa procedencia, así como la instalación de puestos que venden  productos de temporada como cerezas o castañas sin ningún control de  procedencia ni licencia para la venta en este mercado”. 

Y el segundo es la “Suciedad; al finalizar la jornada, los vecinos deben aguantar basuras, frutas,  hortalizas, cartones, ropas… tirado por el suelo, hasta que el servicio de limpieza  llega para recogerlo. Durante este tiempo en ocasiones el aire lo desplaza  impidiendo además su posterior recogida por los trabajadores de urbaser y que  terminan esparcidos por el resto de calles, fuentes, la zona infantil o incluso  dentro de los portales de las viviendas cercanas”. 

Además, asegurna que “saben por los técnicos responsables del ayuntamiento del  coste desmesurado que supone para el consistorio este problema para las fuentes  de la zona, teniendo que gastar 1.500.000 de litros semanales para poder mantener esas fuentes limpias después de que cada viernes se acumulen residuos de todo tipo  en el agua”. 

Por estas razones piden a la Alcaldía y Concejalías con competencias al respecto que urgentemente se realice “una vigilancia exhaustiva de todos los puestos que se instalan, llevando  a cabo un control de la documentación y licencias necesarias para la venta”.  E igualmente “Obligar a todos y cada uno de los puestos a dejar en perfecto estado de limpieza  y orden la calle cuando terminen la jornada”. 

Además a “Cualquier puesto que no cumpla con lo anterior, se le retirará la licencia y no podrá volver a  instalarse en Navalmoral durante un año”, y “como se hace con el resto de la población se le interpondrá la posible denuncia económica por depositar basura fuera del  lugar señalado o por venta de productos ilegales o falsificados”. 

Desde Vox finalizan  añadiendo que “el Ayuntamiento debe actuar de una manera definitiva para erradicar este problema que se  arrastra desde hace muchos años, causando perjuicio a vecinos y al comercio local”.