La Plataforma Ciudadana Vida ha vuelto a salir a calle después de saber que la renovación de licencia que se ha dado para las dos unidades de la CNA no cumple sus expectativas y se queda por debajo de los 10 años que ellos han reivindicado. Después del acuerdo entre las empresas continúa con las movilizaciones para pedir un plan alternativo en la comarca que genere empleo con la misma calidad que el de la planta nuclear de Almaraz.

 

La marcha arrancó ayer a las 20:00 junto al IES Augustóbriga y recorrió la calle Antonio Concha de Navalmoral hasta llegar a la plaza de España donde se procedió a la lectura del manifiesto en un escenario situado delante del Ayuntamiento. En esta ocasión el número de concentrados ha bajado en comparación con la otra cita que tuvo lugar en la localidad. Aún así, desde la organización muestran su satisfacción y esperan en un futuro seguir realizando concentraciones para defender los puestos de trabajo de calidad, como los que genera la Central, han comentado, para todo el entorno del Campo Arañuelo.

MANIFIESTO 28/03/2019

Nos encontramos de nuevo reunidos hoy porque, lamentablemente, nuestros objetivos no se han cumplido. Como sabéis, llevamos meses alzando la voz para solicitar la Continuidad de la Central Nuclear de Almaraz, al menos, por 10 años más.

Recientemente se ha solicitado un permiso de explotación que no cubre nuestras expectativas, aumentando tan sólo en 3 años su previsión mínima de explotación. Este plazo no garantiza, en el periodo propuesto la viabilidad de un plan de desarrollo económico en la comarca que pueda superar, siquiera igualar, la calidad de vida que ofrece Central Nuclear de Almaraz a los vecinos de Campo Arañuelo. No resuelve el futuro a medio y largo plazo de los casi 40.000 vecinos afectados.

Nos sobran razones para asegurar que estamos preparados para operar con seguridad y fiabilidad durante un periodo muy superior, y consideramos que la fecha de caducidad ha sido elegida por criterios totalmente arbitrarios e injustos, ya que en ningún caso la antigüedad debería marcar la pauta de cierre, sino la seguridad y la fiabilidad. No en vano, tenemos el reactor más seguro de Europa, y esto ha sido posible gracias a años de esfuerzo y trabajo del gran potencial humano con el que cuenta Almaraz y a las inversiones realizadas en la modernización de la planta.

Nos encontramos en un periodo de evolución, de cambio de mentalidad con respecto al cuidado del Medio Ambiente, y es precisamente en este campo, donde Central Nuclear de Almaraz puede dar lo mejor de sí. Debemos seguir siendo un punto de referencia en nuestro país, uno de los principales productores de energía limpia, sin emisiones de gases de efecto invernadero, que nos ayuden a combatir el fantasma del cambio climático y debemos estar orgullosos por ello.

Queremos seguir siendo una tierra de oportunidades, donde nuestros hijos y nietos tengan una esperanza de futuro. Don de seguir acogiendo a nuevos vecinos que se puedan desarrollar profesionalmente, obtener una calidad de vida digna y parar la sangría de la despoblación sufrida en los últimos años.

Por ellos, para que mantengan o echen sus nuevas raíces, es necesario que nosotros luchemos ahora, por mantener las fuentes de riqueza que tenemos y reclamar sin descanso una alternativa de futuro para el Campo Arañuelo. Somos tierra de pequeñas poblaciones, de las que nos sentimos orgullosos, nos rodean multitud de municipios que se encuentran, en estos momentos, en serio riesgo de desaparición, varios de ellos por debajo de los 100 habitantes.

La despoblación es, actualmente, uno de nuestros principales problemas, y la destrucción de puestos de trabajo sólo llevaría a un agravamiento de la misma.

Queremos que los más de 600.000 extremeños emigrados tengan una oportunidad de volver a casa, si así lo desean, pero en ningún caso que los vecinos de Campo Arañuelo tengan que sumarse a ellos, alejarse de sus familias y sufrir una caída en picado de los servicios públicos existentes en la comarca, así como la depreciación del valor de la vivienda, producto de la despoblación que causaría el cese de actividad de la Central Nuclear de Almaraz, problema que se incrementaría de no haber un tejido industrial capaz de suplir no solo en cantidad de puestos de trabajo sino además en la calidad de estos. Es intolerable pensar que podemos superar la barrera del 23% de paro actual, siendo Extremadura la Comunidad Autónoma con mayores niveles de desempleo.

No estamos en condiciones de permitir que los más de 4.000 empleos entre directos e indirectos que genera una actividad como Central Nuclear de Almaraz desaparezcan sin haber desarrollado previamente un desarrollo paralelo de la comarca. La implantación de nuevas industrias, con capacidad REAL de creación de puestos de trabajo de calidad es la única alternativa posible para parar el empobrecimiento, el desempleo y la emigración que llevamos años sufriendo, a la que pueden añadirse otras consecuencias negativas, como la desertización o la depreciación del valor de la vivienda.

La creación de ese tejido empresarial es clave realizarlo de forma urgente, y estos momentos, no disponemos de ningún dato que nos lleve a pensar que es posible desarrollarla en un periodo inferior a 8 años, tiempo máximo de operación que ahora mismo está garantizado. La creación y consolidación de un proyecto empresarial de esta envergadura, requiere de unos recursos para los que actualmente no hay dotación económica conocida, ni tan siquiera un proyecto claro y definido.

La única actuación de la que hemos tenido noticia en ese sentido, es la nueva plantasolar fotovoltaica de próxima construcción en la vecina Talayuela, y se trata de una instalación Telegestionada, que funcionará con un personal de mantenimiento no inferior a 30 personas, tal y como ocurre en otras fotovoltaicas de la zona. Y no es de esperar que estos datos aumenten, ya que la planta solar más grande Europa, situada en Usagre (Badajoz), sólo generará 70 puestos de trabajo una vez inicie la producción. No existe, por tanto, en este tipo de inversiones una garantía de aumento del empleo en la comarca, ni mucho menos paliar los efectos que un posible cierre de Almaraz conllevaría.

Nos encontramos actualmente en una época de importantes cambios que nos afectarán de una u otra manera. Es el momento de no decaer, de proteger y potenciar las fuentes de empleo que ya existen en nuestra comarca y seguir reivindicando nuevas mejoras para el desarrollo. Os animamos a seguir luchando juntos.

A todos vosotros, muchísimas gracias por acompañarnos y mostrar vuestro apoyo. Os invitamos a que suméis, que propaguéis el mensaje para que cada vez seamos más y nuestra voz unánime:

¡¡SÍ A LA CONTINUIDAD DE CENTRAL NUCLEAR DE ALMARAZ!!

¡¡SÍ A LA VIDA EN EXTREMADURA!!