Ponte en Órbita visitas desde 1

Unidas por Navalmoral mediante un comunicado, valora públicamente lo ocurrido en el ayuntamiento moralo durante el Pleno Extraordinario del día 23 de diciembre, en el que fueron debatidos los presupuestos municipales para el año 2020, del que aseguran, “Podríamos decir sin temor a equivocarnos, que nos encontrábamos ante la sesión plenaria más importante del año”.

COMUNICADO DE UNIDAS POR NAVALMORAL

Desde Unidas por Navalmoral deseamos realizar una valoración pública sobre lo ocurrido en el último Pleno Extraordinario del día 23 de diciembre donde fueron debatidos los presupuestos municipales para el año 2020.

Podríamos decir sin temor a equivocarnos, que nos encontrábamos ante la sesión plenaria más importante del año; es en el Presupuesto Municipal donde debe quedar reflejado cuál es el proyecto político para nuestra ciudad y cuáles son las líneas de actuación prioritarias en la gestión de los recursos públicos. Es por ello que no podemos compartir el alto grado de improvisación, celeridad y hermetismo en el tratamiento de este asunto de fundamental importancia para nuestro futuro. A pesar de la solicitud realizada en el mes de octubre por nuestro concejal al Equipo de Gobierno para que éste facilitara en el más breve plazo posible el borrador de los presupuestos para poder proceder a su estudio, debate y elaboración de enmiendas en las respectivas Comisiones Informativas (la cual es la praxis habitual en la mayor parte de municipios, donde a mediados de octubre se elabora un borrador que posteriormente es abierto a las enmiendas de los grupos de la oposición así como de la ciudadanía hasta su elevación al Pleno), tan sólo cinco días antes del Pleno se convocó una Comisión Informativa en la que se dieron a conocer sucintamente los detalles referidos al contenido del borrador.

Como denunció nuestro concejal en el mismo debate plenario, la ley, a su vez, obliga a que la aprobación definitiva del Presupuesto tenga lugar antes del 31 de Diciembre, la cual se produce en un plazo de quince días después de la celebración del pleno, periodo de tiempo en el que los ciudadanos y ciudadanas pueden acceder al mismo y presentar las reclamaciones que consideren oportuno. Según el calendario anterior, la aprobación definitiva de los presupuestos se produjo el día 8 de Enero.

Formalismos aparte, los Presupuestos municipales aprobados, en su apartado de inversiones, dejan en el limbo grandes cuestiones para el futuro de nuestra ciudad, las cuales además estaban incluidas en el propio programa electoral socialista: apertura de la Residencia de Mayores, creación de una línea de transporte urbano, dotación de red wifi en los espacios públicos, modernización de la Biblioteca Municipal… Siguiendo con el apartado de gastos, en el apartado de personal, en el que sorprende el alto número de plazas vacantes entre nuestros trabajadores municipales, no se contempla tampoco el pago de las cantidades adeudas a la policía local en concepto de Bolsa de Horas y horas extraordinarias (entorno a los 50 mil euros), o la renegociación de los contratos de suministro de energía y telefonía, demandada por nuestro concejal en múltiples ocasiones, y que suponen un gasto desorbitado para las arcas públicas de millones de euros. Por si esto fuera insuficiente, la cantidad destinada a Planes de Empleo disminuye con respecto a la del año anterior a pesar de liderar las tasas de desempleo (superiores al 20%) en nuestra comarca.

Pero es sin duda en el apartado de ingresos donde nuestra sorpresa ha sido mayúscula. En abril de 2017, a iniciativa de una moción presentada por IU, el Pleno aprobó la creación de una tasa para gravar el uso que las compañías suministradoras de energía hacen de nuestro suelo público. A pesar de que lo recaudado por este impuesto superaría con creces a los ingresos previstos por el Impuesto de Bienes Inmuebles de Naturaleza Rústica o el Impuesto sobre Actividades Económicas, su aplicación tampoco se contempla en los presupuestos aprobados para este año.

Entre las enmiendas aprobadas, llama sin duda la atención la presentada por el Grupo municipal Ciudadanos, relativa a la inversión de más de diez mil euros para la compra de papeleras cuando esta es una cuestión que compete exclusivamente a la empresa adjudicataria del servicio de limpieza URBASER, tal y como se puede leer en el contrato firmado con este Ayuntamiento.

Todas estas cuestiones y muchas más fueron expuestas por nuestro concejal para justificar su voto negativo a los Presupuestos durante el debate plenario pero creemos que un dato puede ser el mejor resumen de la situación presupuestaria de nuestro municipio: el gasto por habitante en Navalmoral es de 863€, en Plasencia de 883€ y en Coria de 961€, mientras que la media provincial es de 884€ y la nacional de 939€.