La Villa de Torremenga de la Vera celebra hoy la festividad del Santísimo Cristo de la Misericordia, actos que se vienen llevando a cabo desde el primer domingo de agosto de 1983; un momento especial de encuentro con el Sagrado Protector y de fraternidad entre los vecinos y foráneos de este bello pueblo verato, organizado por la Cofradía del santísimo Cristo que este año debido a la crisis sanitaria tendrá una celebración distinta a la habitual.

La Junta de Gobierno de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia, que es la encargada de organizar esta celebración, informa sobre estos actos y las particularidades de dicha celebración en este 2020 debido al actual crisis sanitaria. “La Villa de Torremenga de la Vera celebra desde 1983 el primer domingo de agosto la festividad del Santísimo Cristo de la Misericordia, un momento especial de encuentro con el Sagrado Protector y de fraternidad entre los vecinos y foráneos de este pequeño pero bonito pueblo verato”.

La actual situación de crisis sanitaria que se está viviendo en todo el mundo ha hecho que en Torremenga se tengan que modificar y adaptar todos los actos para cumplir con las medidas de prevención y protección frente al Coronavirus.

Los cinco días previos a la festividad, explican, se hace y se ha hecho un Quinario en la Iglesia parroquial de Santiago el Mayor y durante el mismo, se aplica la Misa por el eterno descanso de los hermanos que hayan fallecido en el año. Este año el primer día del Quinario,el martes, la misa fue aplicada por D. Joaquín Jimenez, sacerdote fallecido en Madrid por coronavirus y el sábado se ofreció la eucaristía por todas las víctimas de la Covid-19.

Junta de Gobierno de la cofradía

En todas las eucaristías se ha rezado para dar consuelo y fortaleza a los familiares de los fallecidos, se ha pedido por todos los investigadores que buscan la vacuna y la cura de esta enfermedad, se ha dado gracias a Dios por el esfuerzo que realizan para superar esta situación todo el personal sanitario, trabajadores de residencia de mayores, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, los transportistas, agricultores, profesores, voluntarios, dependientes, farmaceuticos etc.

En el templo se ha facilitado gel hidroalcohólico a todos los asistentes que han acudido con sus mascarillas respetando en todo momento la distancia social. Además, la iglesia cada día se desinfectada al terminar los actos.

Este domingo, por primera vez en la historia de la cofradía, la imagen del Stmo. Cristo no recorrerá las calles de la localidad verata ni se hará el tradicional convite de hermandad que siempre se hacía como colofón de las fiestas. Para mantener el distanciamiento social, la eucaristía en lugar de realizarse en la parroquia, que es pequeña, se realizará en la calle a las 20:30. En lugar del convite se va a realizar la donación por parte de la cofradía de una merienda (zumos y dulces) a los ancianos de una residencia geriátrica, es un pequeño homenaje a los que más han sufrido durante esta pandemia.

La Junta de Gobierno de la Hermandad “agradece a todos los hermanos y bienhechores de la cofradía, a la vez que pide a nuestro Sagrado Protector, que esta situación de pandemia pase cuanto antes para poder volver a celebrar como siempre nuestra fiesta grande”.

Ponte en Órbita visitas desde 1