Ponte en Órbita visitas desde 2

El obispado de Plasencia ha comunicado a los fieles una serie de recomendaciones relativas a la prevención de la infección del Coronavirus COVID19.

Desde el obispado se asumen las recomendaciones de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura e indican que “Esta misma actitud de colaboración en la prevención de la infección será la que se siga con cualquier otra recomendación o mandato que provenga de las autoridades sanitarias y gubernamentales.”

El Obispado asume la recomendación de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura en el sentido de “extremar las medidas de higiene adecuadas en los actos litúrgicos, especialmente en aquellos que conlleven acciones de besamanos a imágenes o similares”

Esta misma actitud de colaboración en la prevención de la infección será la que se siga con cualquier otra recomendación o mandato que provenga de las autoridades sanitarias y gubernamentales.

Así mismo, el Obispado asume las recomendaciones realizadas por el Secretario General de la Conferencia Episcopal, concretamente: La conveniencia de retirar el agua bendita de las pilas que hay en las entradas de las iglesias y de otros lugares de culto. La posibilidad de ofrecer en la celebración de la Eucaristía un gesto de paz distinto al habitual de abrazar o estrechar la mano a los que están próximos. Que los sacerdotes y las personas que distribuyen la Sagrada Comunión durante la celebración de la Eucaristía, se laven las manos antes y después de este momento y que las muestras de devoción hacia las imágenes, tan propias de la Cuaresma y la Semana Santa, puedan ser sustituidas por otros gestos de reverencia, evitando el contacto físico con ellas, y facilitando una mayor rapidez del acto que evite aglomeraciones.

Además de los espacios propiamente religiosos y litúrgicos, los sacerdotes y demás responsables de actividades eclesiales (reuniones, catequesis, etc.), con prudencia y buen sentido, extremarán las medidas de higiene en atención a los fieles.

Finalmente, el Obispado invita a orar al Señor para que ayude a los afectados en estas circunstancias, bendiga a quienes trabajan en la prevención y seguimiento de la enfermedad y nos dé a todos prudencia, paz y fortaleza de ánimo.