Desde mañana, 26 de junio, dejará de ser obligatorio el uso de mascarillas en los espacios al aire libre, pero seguirá siendo obligatorio su uso en cualquier espacio cerrado (de uso público o que se encuentre abierto al público); así como en cualquier espacio al aire libre en el que no se pueda mantener la distancia de seguridad de al menos 1,5 metros, salvo grupos de convivientes.

Debido a las circunstancias de distinta índole que pudieran suceder una vez abandonado el domicilio, se deberá llevar una mascarilla para poder utilizarla en los casos en los que continúa siendo obligatorio. “La mascarilla la tenemos que llevar con nosotros, aunque no siempre la llevemos puesta”, indicó la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en la rueda de prensa posterior a la celebración del Consejo de Ministros extraordinario donde se tomaron las medidas de flexibilización del uso de la mascarilla y en la que recalcó “que se trata de una medida bien pensada, desde la evidencia científica y desde la base del trabajo de la Ponencia de Alertas del Sistema Nacional de Salud”.

El uso de la mascarilla será obligatorio también en medios de transporte aéreo y marítimo, en autobús, ferrocarril y teleférico, así como en los andenes y estaciones de viajeros. Y en el caso de los transportes públicos y de los transportes privados complementarios de viajeros, si los ocupantes de los vehículos de turismo no conviven en el mismo domicilio.

En el caso de los pasajeros de buques y embarcaciones, no será necesario el uso de mascarillas cuando las personas se encuentren dentro de su camarote o en espacios exteriores de la nave y se pueda mantener la distancia de seguridad de, al menos, 1,5 metros.

Residencias

La mascarilla no se exigirá “en el caso de que, por la propia naturaleza de las actividades, su uso resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias, ni en aquellos lugares o espacios cerrados de uso público que formen parte de instituciones para la atención de personas mayores o con diversidad funcional, siempre y cuando dichos colectivos y los trabajadores que allí ejerzan sus funciones, tengan tasas de vacunación con pauta completa superiores al 80%. Sin embargo, deberán llevar mascarilla en todo caso, los visitantes externos y los trabajadores de dichos centros”.

En la misma línea, “no será exigible el uso de mascarilla en las dependencias destinadas a residencia colectiva de trabajadores esenciales, siempre y cuando dichos colectivos y los trabajadores que allí ejerzan sus funciones tengan tasas de vacunación superiores al 80% (con pauta completa). Esta excepción tampoco será de aplicación ni a los visitantes externos ni a los trabajadores de dichos centros”.

En los centros penitenciarios “en los que haya movilidad de los internos, el uso de las mascarillas, tanto en exteriores como en espacios cerrados, se regirá por las normas específicas que determine la autoridad penitenciaria competente”.

Evolución de la pandemia y de la Campaña de Vacunación

El Real Decreto-Ley aprobado por el Consejo de Ministros adecúa el uso de las mascarillas a la actual situación epidemiológica en España, al igual que están haciendo otros países con situaciones similares de nuestro entorno. La regulación del uso de la mascarilla y su flexibilización está motivada por la evolución de la pandemia en los diferentes territorios del país, así como por el creciente grado de cobertura que está alcanzado el programa de vacunación contra la COVID-19.

Según los datos del 23 de junio, el 100% y el 96,4% de los mayores de 80 y 70 años respectivamente, cuentan con la pauta completa de vacunación frente a la COVID-19; y el 93,2% y 86,3% de los mayores de 60 y 50 años respectivamente con una dosis.

La ministra destacó que España cuenta con más de 15 millones de personas con la pauta completa de vacunación, más del 32% de la población y que según el informe del pasado miércoles, el 50% de la ciudadanía cuenta con al menos una dosis.

En el Real Decreto Ley se ha fijado también que la venta unitaria de mascarillas quirúrgicas que no estén empaquetadas individualmente sólo podrá realizarse en las oficinas de farmacia, garantizando las adecuadas medidas de higiene y calidad del producto.

Más información en  REAL DECRETO LEY