Ponte en Órbita visitas desde 2

La Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio destacó durante la XI Mesa de la Tuberculosis, celebrada el viernes, el importante descenso de la tasa de prevalencia de la enfermedad, que este año desciende al 5,6 por ciento, tres puntos por debajo que en 2018.

El director general de Agricultura y Ganadería, Antonio Cabezas, lo explicó así a los medios de comunicación momentos antes de la reunión mantenida con el sector y que presidió la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García.

Durante el encuentro, la Junta informó sobre todas las medidas adoptadas en relación a sanidad animal, cómo se encuentran en estos momentos las cabañas ganaderas de la región, además de las medidas de control de salud pública y de actuaciones que se están llevando a cabo desde el área de caza para solucionar los problemas de interferencia de esta enfermedad con la fauna cinegética.

El 2018, según recordó Cabezas, acabó con el 8,45 por ciento de explotaciones afectadas, por lo que en un año se ha bajado en casi tres puntos el índice de prevalencia, pese a las condiciones negativas que se han dado para desarrollar los trabajos de sanidad animal por la sequía, que ha motivado la mayor concentración de animales para beber y es un hecho que eleva el factor de riesgo.

Valoró la evolución positiva de las medidas acordadas con titulares de ganaderías y los esfuerzos que han realizado, al igual que la Administración regional para tratar de erradicar la enfermedad apuntando que evolucionan positivamente también los datos de la positividad de animales que esta campaña ha sido del 0,38 por ciento, cuando en 2018 terminó por encima del 0,5 por ciento.

Por tanto, estimó que, cada vez hay menos explotaciones positivas en Extremadura y además cada vez son menos los animales de esas ganaderías que dan positivo.

CAPRINO Y MOVILIDAD DE TERNEROS

En el sector caprino la evolución es muy favorable, ya que del 6% registrado hace dos años en explotaciones y un 3,3% en animales, en 2019 baja al 2,6% y el 0,5%, respectivamente, datos muy significativos, según apostilló.

De cara a 2020, el director se ha mostrado confiado en que la situación mejorará fruto de las medidas que se están llevando a cabo para controlar la tuberculosis en dehesa y explotaciones, indicando al respecto, que en ganado vacuno el resultado final de los análisis practicados ha dado que el 1,7% sea positivo, un índice que da pie a que la campaña del próximo año también obtenga un buen comportamiento.

Concluyó recordando que están en proceso de valoración las 154 solicitudes recibidas para acogerse a la línea de ayudas a la bioseguridad, a través de las cuales la Junta financia la construcción de charcas y pozos, y que cuenta con más de 4 millones de euros de financiación.

Antonio Cabezas ha puesto en valor que Bruselas haya aceptado la propuesta de la Junta para permitir como plan piloto una medida para contribuir a la movilización de terneros, permitiendo realizar análisis a los animales en cualquier momento para poder darles salida.