El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el presidente de Cruz Roja en Extremadura, Jesús Palo, han firmado el convenio marco suscrito entre la Administración regional y Cruz Roja, que tendrá una vigencia de 4 años y mediante la cual se da carta de naturaleza a las colaboraciones entre ambas instituciones.

Fernández Vara ha destacado la labor que desarrolla Cruz Roja, a la que ha calificado como la ONG por antonomasia dada su capacidad de actuar tanto en zonas pequeñas como en labores internacionales por su implantación en todo el mundo, lo que la hace diferente a otras organizaciones no gubernamentales y le dota de fortaleza porque es capaz de movilizar a mucha gente, a la misma hora, en muchos lugares diferentes y con el mismo objetivo.

El objetivo del convenio es establecer un marco jurídico general que defina las líneas básicas de colaboración entre la Junta de Extremadura y la Cruz Roja Española en Extremadura, para el apoyo recíproco en el desarrollo de actividades encaminadas a la consecución de los fines que se fijen en materia de Socorro, Inclusión Social, Fomento del Empleo, Salud, Educación, Medio Ambiente y Cooperación Internacional y Educación para el Desarrollo.

Según el convenio se elaborarán planes de acción anual entre la Junta de Extremadura y Cruz Roja Española, con sus prioridades o directrices de actuación y su financiación.

Jesús Palo ha explicado a su vez que la organización está implantada en 197 países, con más de cien millones de miembros activos, trabajando por la dignidad de las personas. En la comunidad autónoma esta organización cuenta con más de 30.000 socios y más de 3.000 voluntarios que han atendido a unos 100.000 extremeños al año. Ha destacado también la colaboración de la entidad que preside con la Junta de Extremadura que se remonta a los años 80, colaboración concretada a través de convenios puntuales y que ahora se unifican de manera estable con el convenio marco firmado.