El Subinspector Jefe de la Policía Local de Navalmoral de la Mata, Carlos Marcos, ha comparecido esta misma mañana en la sala de prensa del Ayuntamiento moralo, ante los medios de comunicación, para “responder a las graves acusaciones e imputaciones falsas que los redactores del comunicado han realizado, y que dicen hacerlo en nombre de la plantilla…”

Carlos Marcos, explica su posición ante las acusaciones vertidas sobre él en el comunicado que, firmado por la Plantilla de la Policía Local, se hizo público hace tan solo unos días y responde a las “reiteradas embestidas” que, asegura, viene recibiendo por parte de un grupo reducido de miembros de la plantilla de trabajadores de la Policía Local.

 

Quiero iniciar esta comparecencia quedando claro que única y exclusivamente voy a hablar para responder a las graves acusaciones e imputaciones falsas que los redactores del comunicado han realizado, y que dicen hacerlo en nombre de la plantilla…

Siempre me he mantenido al margen de los escritos y manifestaciones públicas en las que se me ha hecho referencia; no he entrado al trapo de las continuas provocaciones que por parte de un número muy reducido de trabajadores de la Policía Local me lanzan… pero llega un momento en el que ya no tienes más remedio que explicar tu posición, porque si sigo manteniendo silencio después de las reiteradas embestidas, parece que callo porque otorgo, y nada más lejos de la realidad.

Voy a dirigirme a estas personas para decirles que la verdad es que no les importa para nada la situación de la Policía, sus problemas, sus reivindicaciones… solo tienen una fijación: el jefe de la policía de Navalmoral.

Y es que se han servido de una reunión en la que tan solo se habló de temas muy concretos, referentes a horas, cuadrante y refuerzos, en la que se quedó claro que no se hablaría de problemas personales, para de nuevo, una vez más y ya van muchas sin éxito desde que soy su jefe, realizar acusaciones sin argumentos, sin datos, difamar y mentir.

Varios han sido los asistentes a la reunión los que han dicho que este comunicado no se ajusta para nada a lo hablado en la reunión celebrada el pasado día 9 (asistieron 13, 7 votaron a favor de sacar comunicado y 5 en contra de sacarlo… a los que se sumarían 5 que no asistieron, pero dijeron estar de acuerdo con lo que se votara), en la que solo se trataron puntos referentes a temas de horas, cuadrante y refuerzos.

Hablan en nombre de la plantilla, cuando parte de esta fue ignorada y excluida conscientemente de esa reunión… y en un número importante. La plantilla de la que hablan, por lo menos en una parte considerable, muestran su desacuerdo con este manifiesto, porque tienen claro, como así se decidió, que la reivindicación que se tenía que hacer no era contra personas, es por unas causas y por unos motivos que nos deben unir, no dividir.

Los señores redactores del comunicado dicen que “desean transmitir al pueblo moralo los «problemas que viene soportando desde hace años, y que se han visto incrementados en los últimos meses»”… Loable sin suda su actitud, pero dista mucho de la realidad, realidad que habla de:

• Bajas cuando se deniegan días de permiso porque si estos se concedieran no podrían cubrirse los servicios mínimos, es decir, que no habría gente en la calle… efectivos en la calle, una de las reivindicaciones.

• Días que se piden y QUE NO SE PUEDEN NEGAR LEGALMENTE, a sabiendas de que no va a haber gente para prestar servicio a la población, quedándolo descubierto y sin posibilidad de cubrirlo.

• Bajas de varios meses porque se deniega comisiones de servicio en otras poblaciones, despreciando totalmente a los vecinos de Navalmoral, vecinos que son los que le pagan nuestra nómina.

• Traicionar los principios por los que hace unos meses luchaban o se enfrentaban a estos que son ahora sus aliados…

• Informes de Jefatura proponiendo apertura de expedientes por distintas razones, razones tan lamentables y poco profesionales como: Deteriorar mobiliario; destruir o deteriorar documentos oficiales; desobedecer órdenes; abandonar o ausentarse del trabajo sin justificación; difamar, ofender, insultar, humillar o amenazar a compañeros… y otras lindezas que podemos enumerar y que tanto nos avergüenzan a los miembros de este cuerpo, la casi totalidad.

Esa es la realidad, realidad que crispa, que divide, que nos enfrenta entre compañeros, que les enfrenta a mí.

POR ESO, y en lo que respecta a las menciones que se me han hecho sobre arbitrariedad, nefasta distribución de servicios, reiteradas modificaciones del cuadrante anual no respetando nuestro descanso semanal y vida familiar, vulneración del protocolo de refuerzos, realización constante de trabajos de superior categoría… y otras graves que hasta han tenido la imprudencia de plasmar por escrito en esta y otras ocasiones voy a exigir que se demuestre todas y cada una de estas acusaciones vertidas contra mi persona…TODAS, de lo contrario considerare que se está atentando contra mi honor, se me está injuriando y calumniando.

Sin duda llama la atención que ningún sindicato representativo de los trabajadores del Ayuntamiento de Navalmoral haya firmado o se haga participe de este comunicado en nombre de la plantilla; ni siquiera los nuevos sindicatos emergentes que ya cuentan con un número importante de afiliados, y que siempre han manifestado que su reivindicación va dirigida hacia la administración, y nunca contra las personas, casualmente lo misma opinión que la mayoría de asistentes a esa reunión y la casi totalidad de la plantilla……; de hecho, en todas las ocasiones que se han manifestado, siempre han expresado su satisfacción por decisiones que he tomado con respecto a alguno de los problemas surgidos.

Pero aunque no figure ningún sindicato en este manifiesto en nombre de la plantilla (plantilla conscientemente sesgada por sus intereses), llama la atención que miembro o miembros de sindicatos, aspirantes a serlo o que quisieron serlo y tuvieron que dejarlo por falta de apoyos, formen parte de los redactores de este escrito… y llama más aún la atención que con el tiempo que llevan estos señores redactores “defendiendo los intereses de los trabajadores” o queriendo defenderlos, no tengan en sus vitrinas ningún logro digno de mención que no sean odio, rencor, animadversión y desprecio hacia mí.

Creo que he quedado claro durante todo este escrito-manifestación, que me he dirigido única y exclusivamente a los redactores del comunicado público; redactores que son específicos e identificados; redactores que no les importan nada los problemas que tiene o pudiera tener esta Policía, porque si así fuera negociarían, negociarían y negociarían hasta la saciedad, y si no se atiende lo que consideran justo, decidir lo que se hace PERO ENTRE TODOS; porque eso es lo que hacen los representantes sindicales de cualquier empresa, porque así lo están haciendo los que elegimos todos los trabajadores del Ayuntamiento de Navalmoral. …pero a estos que les importa, pero si solo les mueve un objetivo, mi persona. Objetivo que alguno de ellos viene persiguiendo desde que tomé posesión como Jefe de esta Policía; poniendo trabas; realizando acusaciones y vertiendo falsedades constantemente; creando malestar, intoxicando, tensionando… y es que no lo asimilan, no lo digieren, no lo admiten.

Solo me queda decirles que esta situación no es únicamente nuestra, es también de ustedes, de los ciudadanos de Navalmoral, que son los que nos pagan, los que nos dotan de medios, los que pagan sus impuestos para tener una plantilla de Policía digna y profesional, y son los que nos deben exigir que cumplamos con nuestro trabajo con profesionalidad y competencia, que para eso nos hemos metido aquí.

Además ustedes, nuestros ciudadanos, son los que deben juzgarnos a cada uno, que para eso son nuestros jefes y deben exigir a quien se encuentre en cada momento representándoles, gestionando el Ayuntamiento, que tomen las medidas pertinentes, que tomen decisiones, que actúen si no procedemos convenientemente, porque al final quienes van a salir perjudicados en todo esto si no hacemos bien nuestro trabajo van a ser ustedes, los vecinos de Navalmoral.

Pero les pido que no metan a todo el colectivo en el mismo saco; aquí hay muy buenos profesionales, gente que les gusta su trabajo y quieren desarrollarlo… son la gran mayoría, los vemos a diario, en las calles, dando la cara cuando hace falta, no huyendo con bajas inesperadas por rabietas, o con permisos difícilmente justificables, o estando más pendientes de dividir que de sumar; centrándose en hacer lo que les gusta, para lo que se les paga; y aunque muchas veces se les quiten, se nos quiten, las ganas de seguir…por ellos, por la casi totalidad de la plantilla de Policía Local de Navalmoral, merece la pena continuar, aunque sea muy a pesar de los otros.

Carlos Marcos, Subinspector Jefe de la Policía Local de Navalmoral.