La Concejalía de Seguridad Ciudadana y Movilidad del Ayuntamiento de Navalmoral comunica los asuntos de interés sobre las últimas actuaciones de la Policía Local, que en esta ocasión ha interpuesto 110 denuncias y destaca que los agentes han realizado 13 actuaciones relacionadas con violencia de género, enfrentamiento, robo, destrozos del mobiliario público, molestias varias debidas al abuso de bebidas alcohólicas, robo con destrozos en un vehículo, incendio en una vivienda y posible agresión sexual.

Desde el 31 de mayo al 20 de junio se han producido 110 denuncias, siendo las más numerosas las (73) denuncias de Tráfico y las (20) denuncias por no llevar mascarilla.

El resto son, por la Ordenanza de Policía y Buen Gobierno (5); por la Ley 4/2015 de Protección de la S. Ciudadana (1); por la Ordenanza Reguladora de Tenencia y Circulación de Animales (1); por Vertidos de Residuos Sólidos Urbanos (7); denuncias a establecimiento, (1); denuncias administrativas por positivo en alcohol (2).

Entre las actuaciones más destacadas, informan que se recibió una llamada, el 31 de mayo, desde la oficina de Correos requiriendo la presencia policial porque tenían problemas con una persona con la que se había producido un enfrentamiento verbal. Acudieron los agentes y se encontraron a dicha persona sentada en una terraza con una caja de correos deteriorada. La patrulla se entrevistó con una trabajadora y les comentó que les había hurtado la caja, con un valor de 4€, pero al no ser la primera vez que pasaba querían denunciar a esta persona. La Policía Local les informó del procedimiento a seguir. 

El mismo día recibieron otra llamada. esta vez del colegio Campo Arañuelo, solicitando colaboración ya que un alumno se encontraba aislado a la espera de hacerse la prueba de PCR. La patrulla se trasladó al domicilio del menor siendo imposible contactar con ningún familiar. De regreso al colegio y tras varias gestiones consiguieron localizar al abuelo materno, al que se le informó de todo lo sucedido.

En compañía del abuelo, la patrulla volvió al domicilio del menor, que al reconocer la voz de su abuelo abrió la puerta. Comprobaron que el menor estaba bien y tras entrevistarse con la madre, se le recomendó que trasladase al menor a realizar la prueba PCR a la mayor brevedad posible. 

El día 7 de junio,  tras recibir la llamada de una vecina de la localidad informando del posible robo en una vivienda, la patrulla se personó en el lugar que les había facilitado la persona que había llamado, comprobándose que efectivamente la cerradura de la puerta de entrada estaba forzada. Se procedió a la inspección ocular de la vivienda, no encontrándose a nadie en su interior y observando que estaba todo revuelto. Tras localizar a la propietaria del inmueble los agentes la informaron de lo sucedido y de la posibilidad de presentar una denuncia por los hechos descritos.

También el día 7 de junio, un vecino de la localidad informó que un establecimiento estaba provocando molestias por las voces de los clientes. Una vez personados en el lugar, la Policía Local comprobó como un grupo de personas estaba jugando al futbolín sin tener puestas las mascarillas obligatorias, por lo que procedieron a su identificación y fueron propuestos para sanción.

El día 8 los agentes recibieron una llamada telefónica del propietario de un local de ocio de la localidad manifestando que uno de los clientes estaba muy agresivo y no quería abandonar el establecimiento. La patrulla se personó en el lugar y tras entrevistarse con el propietario, se invitó a la persona causante de las molestias a abandonar el local y a que cesase en su actitud, abandonando el establecimiento al instante.

De nuevo el día 8, tras una llamada, se identificó a una persona como responsable de la rotura de varias papeleras y del vuelco del buzón que se encuentra en la calle Antonio Concha frente a la Iglesia de San Andrés. Posteriormente se volvió a recibir una llamada telefónica de los servicios de limpieza, informando que un sujeto iba dando voces y patadas a las papeleras.  Se localizó a esta persona, siendo el mismo que había provocado la primera llamada. Los agentes se entrevistaron con esta persona y les manifiestó que había tomado alcohol y otras sustancias que no especificaba.  Por todo ello fue propuesto para sanción.

Al día sigiente, 9 de junio, los municipales intervinieron en un caso de violencia de género por agresión física a una mujer, procediendo a la detención de la pareja de la víctima.

El día 14 se recepcionó una llamada informando que en una calle de la localidad se escuchan voces pidiendo auxilio. Acudieron los agentes al lugar indicado y comprobaron que se trataba de un supuesto caso de violencia de género, activando el protocolo de actuación.

El día 15 se recibió una llamada informando que se está cometiendo el robo de un vehículo en una de las calles de la localidad. Personados en el lugar indicado se comprobó que un vehículo tenía la luna trasera rota y dentro se encontraba todo revuelto. La patrulla realizó una inspección por la zona localizando a dos individuos que respondían a las características descritas por la persona que había dado el aviso. Se les identificó y se procedió a la realización de las diligencias oportunas. 

Sobre las 2:05 horas del día 16 de junio la patrulla de servicio observó como un vehículo hacía caso omiso a una señal de STOP, realizando además una conducción a gran velocidad. Acto seguido hizo caso omiso a la señal luminosa del vehículo policial, hasta detenerse varias calles más adelante. Una vez fue identificado el conductor, se observó que presentaba signos evidentes de haber consumido bebidas alcohólicas, por lo que se le hicieron las pruebas legalmente establecidas, arrojando un resultado de 0,59 y 0,58 mg/l en aire espirado. Se procedió a la inmovilización del vehículo, así como a la denuncia administrativa por estos hechos, resultando una sanción de 1.000,00 euros y la retirada de 6 puntos del permiso de conducir. 

El día 17 se  recibieron en la Policia Local varias llamadas informando de las molestias ocasionadas por una persona. Se procedió a su identificación y se la invitó a que cesase en su comportamiento.  Horas después se solicitó el apoyo de la Guardia Civil porque iban a proceder a la detención de la persona anteriormente identificada por un presunto delito de agresión sexual.  Personados en el lugar se observó un cristal roto en el portal y sangre por la zona. La persona a la que había que detener se asomó por el balcón de su domicilio con una televisión en las manos con intenciones de arrojarla contra los vehículos policiales y profiriendo amenazas contra los agentes. Posteriormente fue detenido y puesto a disposición judicial.

El 19 se produjo un incendio en una vivienda de la localidad, siendo necesaria la intervención de los bomberos para sofocar el incendio. El origen fue la explosión de la batería de una bicicleta eléctrica.

Y el día 20 se procedió a la realización de la prueba de alcoholemia a un conductor que presentaba signos evidentes de haber consumido bebidas alcohólicas, arrojando una tasa positiva y siendo denunciado administrativamente.

La Policía Local recuerda que se siguen realizando labores de vigilancia en lo relativo a vertidos ilegales o depósitos de basura fuera del contenedor habilitado. Con la llegada de las altas temperaturas, actitudes incívicas como el depósito de basuras fuera del contenedor puede ocasionar aún más molestias a la vecindad.