Imagen archivo

Ante la bajada de las aguas del embalse de Valdecañas y con el fin de definir y planificar las acciones de protección, conservación e investigación del Dolmen de Guadalperal, que se desarrollarán si se alcanza una cota que permita el acceso al monumento megalítico situado en el término municipal de El Gordo e inundado por dicho embalse, la Junta de Extremadura reunió ayer al Grupo de Trabajo del monumento megalítico.

En la reunión se definió un plan, para la continuación de los trabajos de recuperación y puesta en valor del dolmen que está llevando a cabo el grupo desde 2019, donde se incluirán también la recuperación de diferentes hallazgos que se han realizado dentro de las investigaciones arqueológicas realizadas en la cuenca del embalse y en la antigua ciudad romana de Augustóbriga.

Entre las acciones planificadas, se encuentran la excavación arqueológica del dolmen para continuar con la contextualización histórica del bien; la toma de muestras de materiales para definir la cronología del yacimiento arqueológico; y la estabilización de la estructura del conjunto megalítico como medida adicional de protección.

También se recuperarán diferentes esculturas de verracos que se han hallado en los trabajos de prospección de los yacimientos y elementos patrimoniales de la zona del embalse.

GRUPO DE TRABAJO DEL DOLMEN DE GUADALPERAL

El grupo de trabajo del Dolmen de Guadalperal está constituido por la Junta de Extremadura y el ministerio de Cultura y Deporte y el de Transición Ecológica, cuyo cometido es el diseño, dirección y seguimiento del plan de acción que permitirá la recuperación del monumento.

Las actuaciones se iniciaron en agosto de 2019 a partir de la visita al conjunto megalítico de los técnicos de la Junta de Extremadura, con la colaboración de la Universidad de Extremadura (Uex).

A partir de este trabajo inicial, técnicos del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) se desplazaron al yacimiento en septiembre para iniciar las prospecciones y las labores de documentación y conservación básica del sitio.

Posteriormente, se constituyó el grupo de trabajo científico con el objetivo de realizar el análisis y estudio de riesgos y de conservación del patrimonio arqueológico y territorial de la zona, así como elaborar un programa integral de recuperación y puesta en valor del sitio arqueológico como recurso turístico del lugar.

El grupo ha desarrollado trabajos de reconocimiento y estabilización del conjunto megalítico, un seguimiento periódico del estado del dolmen bajo las aguas, y ha elaborado los informes pertinentes para la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) del monumento y su entorno más inmediato.

También ha realizado la definición de un control de los accesos y protección del entorno del dolmen y de Augustóbriga; un estudio geológico para conocer el origen de los materiales usados en los ortostatos del monumento; además de un estudio de conservación preventiva y consolidación in situ del conjunto megalítico.

El grupo de trabajo también llevó a cabo, en octubre de 2019, una jornada informativa en Navalmoral de la Mata para explicar a los ciudadanos de la comarca las actuaciones que se habían llevado a cabo hasta ese momento y las acciones previstas.

En el grupo participan los mayores especialistas españoles en arqueología megalítica, como Rodrigo Balbín y Primitiva Bueno, de la Universidad de Alcalá de Henares; Enrique Cerrillo, del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); Bartolomé Ruiz, director del Conjunto Arqueológico de los Dólmenes de Antequera; así como técnicos de la Junta de Extremadura, del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) y del Museo de Arqueología Subacuática de Cartagena (ARQUA), entre otros.