Según informaba esta semana en rueda de prensa el consejero de Sanidad, José María Vergeles, la situación epidemiológica en la región evoluciona positivamente, ya que la incidencia acumulada a 14 días se sitúa en 183,10 casos por 100.000 habitantes, siendo inferior a la media del país que está en 349,81; pero también avisaba “no podemos bajar la guardia ya que la del grupo de mayores de 65 años está por encima de 150 casos por 100.000 habitantes”.

La incidencia acumulada a 14 días en Extremadura se sitúa en 183,10 casos por 100.000 habitantes, inferior a la media del país que está en 349,81; la incidencia acumulada a los 7 días en la región está en 58,35 casos por 100.000 habitantes mientras que la media española está en 118,76 casos.

La tasa de positividad ha caído respecto a otras semanas, así el 14 de febrero la tasa de positividad se situó en 5,10%, frente a la media nacional del 7,16%; la última semana la tasa de positividad en Extremadura es del 7,63% mientras que la media española está en 8,16%, por lo que Vergeles ha destacado el esfuerzo y la labor que realizan los sanitarios para la detección precoz.

En cuanto a ocupación hospitalaria, “se encuentra en cifras altas pero mejor que en semanas anteriores” ha incidido el consejero. La ocupación de camas de agudos por enfermos de COVID-19 es del 7,45% frente a la media del país que se sitúa en 14,34%; la ocupación de camas UCI por pacientes con coronavirus está en Extremadura en el 23,58 % frente a la media española del 36,12%.

Estos datos demuestran “que la evolución es positiva pero no podemos bajar la guardia” ha insistido Vergeles, porque hay un indicativo preocupante como es la incidencia acumulada en mayores de 65 años está por encima de 150 casos por 100.000 habitantes, concretamente hoy está en 180.