Ponte en Órbita visitas desde 1Tras la muerte inmediata del perro de un ciudadano al ingerir carne de un animal muerto mientras paseaban por un camino junto a una finca en Oropesa,  esta persona lo puso en conocimiento de la Guardia Civil con la correspondiente denuncia; por lo que el SEPRONA y agentes medioambientales montaron un dispositivo para esclarecer los hechos.

  • La Guardia Civil ha tomado declaración a un hombre de más de 70 años y propietario de esta finca ganadera como investigado por un delito relativo a la protección de la flora y fauna.

  • Este hombre colocó cebos envenenados en una finca ubicada dentro de las localidades de Oropesa y Velada, que han causado el fallecimiento de varios especímenes que se encuentran en peligro de extinción, como un Milano Real y un Águila Imperial Ibérica, además de a un zorro, un perro doméstico y varias aves.

En el pasado mes de diciembre un ciudadano informó al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de la Comandancia de Toledo, que cuando se encontraba paseando a caballo  junto con varios perros de su propiedad, por el camino colindante a una finca ganadera que está dentro del término municipal de Oropesa, uno de sus canes ingirió restos de un animal que inmediatamente le hizo enfermar y que le provocó la muerte por envenenamiento.

El SEPRONA de la Guardia Civil y con los Agentes Medioambientales de la comarca verificaron esta información y montaron un amplio dispositivo activando el protocolo que desarrolla el Plan Regional de lucha contra el uso ilegal de venenos en el medio natural.

Los agentes recorrieron los exteriores de esta finca ganadera y en dos ubicaciones distintas hallaron seis trozos de carne que contenían sustancias tóxicas y junto a ellas varios ejemplares de rapaces muertas.

Seguidamente se amplió la búsqueda y se inspeccionó esta finca, y otras limítrofes, con perros especializados en la búsqueda de cebos envenenados del Servicio Cinológico de la Guardia Civil y la Unidad de Investigación de Venenos (UNIVE) y la Unidad Canina de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha hasta confeccionar la macabra nómina de animales envenenados.

Los cadáveres hallados y las sustancias prohibidas han sido remitidas al Centro de Estudios de Rapaces ibéricas (CERI) de Sevilleja de la Jara, donde una vez realizados los análisis pertinentes, serán remitidos a la Autoridad competente, en este caso el Juzgado de Guardia de Talavera de la Reina que es el que instruye las diligencias.

Operación ANTITOX de la Guardia Civil

Los servicios de protección, detección e investigación, se enmarcan dentro de la Operación ANTITOX de la Guardia Civil, tratándose de un operativo que se desarrolla anualmente y cuya finalidad es la prevención, detección y erradicación del uso de cebos envenenados y otros medios prohibidos de caza en el medio natural, así como concienciar a la población de la ilicitud de esta práctica.

La Guardia Civil agradece a los ciudadanos su colaboración y recuerda que el teléfono de urgencias del que dispone  la Guardia Civil, 062, esta las 24 horas a su disposición. Igualmente se informa de la existencia de la aplicación de móvil gratuita ALERTCOPS para que ante cualquier eventualidad puedan ponerse en contacto con las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad del Estado.