La Guardia Civil del puesto de Talayuela ha detenido a dos vecinos de la localidad, de 20 y 24 años, por el robo de 11 cajas con 1.540 kilogramos de hoja seca de tabaco, así como por un delito de contrabando de este mismo género. Los agentes han recuperado la mayor parte de las cajas de tabaco, tras haber sido localizadas ocultas en una nave agrícola de la población.

La actuación, que está enmarcada dentro de los servicios que la Guardia Civil realiza en la provincia de Cáceres para prevenir o, en su caso, investigar la comisión de hechos delictivos en explotaciones agrícolas y ganaderas, se llevó a cabo el pasado mes de marzo con ocasión del robo de 11 cajas de hojas secas de tabaco, en total 1.540 kilogramos de este género, que su propietario guardaba en un secadero de tabaco situado en Talayuela.

Agentes Guardia Civil del municipio abrieron una investigación por los hechos que permitió centrar las sospechas en dos vecinos de la localidad, de 20 y 24 años de edad.

Como resultado de la investigación, el pasado día 23 de marzo se procedió a la detención del joven de 20 años de edad, tras localizar en una nave situada en el término municipal de Talayuela, propiedad de su familia, la mayor parte de las cajas de hoja seca de tabaco que habían sido robadas.

Del mismo modo, el 31 de marzo, se procedió a la detención del otro joven, de 24 años de edad, como coautor del delito de robo que venía siendo investigado.

Además, tras el hallazgo de las cajas robadas, los agentes pudieron observar que la mayor parte de las hojas de tabaco habían sido empaquetadas en bolsas, evidenciando así, que las mismas habían sido preparadas para una supuesta comercialización, directamente para el consumo o bien con mínimas trasformaciones domésticas que no requerirían de una transformación industrial posterior.

Por estos hechos, los dos varones, a quienes se les atribuyen sendos delitos de robo con fuerza y de contrabando de hoja seca de tabaco, fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción, en funciones de guardia, de Navalmoral de la Mata.

En cuanto  a la venta de hoja seca de tabaco, fuera de los cauces legales para ello, la Guardia Civil recuerda que esta actividad no solo es ilegal, sino también un problema de salud pública ya que no pasa por ningún control de calidad. Estas hojas de tabaco pueden no tener las condiciones necesarias de conservación o humedad o llevar gran cantidad de pesticidas, con el consiguiente riesgo en su consumo.