El presidente de Cruz Roja en Extremadura, Jesús Palo Tiburcio, ha presentado este lunes el nuevo proyecto “Comunidad Terapéutica Charo Cordero” que está dirigido a mujeres con problemas de conductas adictivas, con o sin hijos e hijas.

Cruz Roja Española en Extremadura ha readaptado el programa de atención a personas con conductas adictivas, que gestiona en Plasencia, para iniciar el nuevo proyecto “Comunidad Terapéutica Charo Cordero” y lo ha presentado en un acto celebrado el pasado lunes en un acto que ha contado con la presencia del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; la presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín; el presidente de la Diputación de Cáceres, Carlos Carlos, el consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, y el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, entre otras autoridades.

La “Comunidad Terapéutica Charo Cordero” ha surgido de la necesidad de atender a las mujeres con este tipo de conductas, así como a sus hijos e hijas. Es pública y gratuita y presta un servicio esencial de deshabituación, rehabilitación e inserción socio laboral en régimen de internamiento de nueve meses como máximo. La finalidad es mejorar sus condiciones de vida, así como la de sus familiares, y potenciar sus capacidades personales.

Podrán hacer uso de este recurso las mujeres, mayores de edad, con problemas de conductas adictivas, jurídico penales susceptibles de cumplimiento alternativo al medio penitenciario, o que se encuentren en una situación de emergencia social unida a una conducta adictiva.

El programa lo desarrolla un equipo conformado por diez personas procedentes de diferentes ámbitos (psicología, trabajo social, educación social y terapeutas ocupacionales) y el voluntariado de la Institución, voluntarios y voluntarias que realizan diversas acciones de prevención y sensibilización, educación para salud o atención a la infancia.

La comunidad cuenta con 12 plazas destinadas a mujeres, cuatro de ellas están disponibles para las que estén acompañadas por sus hijos e hijas.

CHARO CORDERO

El cambio de nombre de este servicio tiene como objetivo honrar el apoyo y colaboración prestado a la comunidad por la expresidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, recientemente fallecida.

El presidente de Cruz Roja en Extremadura, Jesús Palo Tiburcio, ha recordado el trabajo realizado por Cordero, al tiempo que ha añadido que Plasencia tiene el título de “Muy Benéfica” ciudad gracias precisamente a una mujer, Isabel “La Cabrera”, quien junto a otras vecinas del municipio prestaron ayuda a los soldados heridos.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha indicado que en este mundo donde persisten las desigualdades e injusticas este nuevo recurso permite dar una segunda oportunidad a las personas que lo necesitan. “Es un centro pequeñito pero muy grande, porque aquí las personas que trabajan, más los voluntarios, lo que van a hacer es poner su granito de arena para que la gente pueda tener en la vida segundas oportunidades”, ha manifestado, y también ha querido reconocer el esfuerzo de trabajadores y voluntarios “por hacer posible cada día que haya un grupo de mujeres que aspiren a eso tan importante que es que la vida les dé una segunda oportunidad”.

El presidente de la Diputación de Cáceres, Carlos Carlos, ha valorado la colaboración que existe entre la institución que preside y Cruz Roja en beneficio de las personas que más lo necesitan y ha recordado el empeño de Charo Cordero por materializar este proyecto desde su firme condición de defensora de los derechos de la mujer y la igualdad.

El alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, también ha destacado el trabajo realizado por Cordero en aras al bien común y ha afirmado que la historia de Cruz Roja va ligada a la de Plasencia de manera permanente, a la vez que ha destacado la labor de su voluntariado y de sus trabajadores y trabajadoras.