Durante el primer semestre de 2020 CNA ha adoptado una serie de medidas frente a  la COVID-19 para proteger la salud de sus trabajadores y de sus entornos  familiares. En este periodo la 27ª Recarga de la Unidad I se desarrolló de manera segura y  preservando la salud de los trabajadores.

La Central de Almaraz ha publicado el informe de operación correspondiente al primer semestre de  2020 que ha sido remitido a autoridades locales y medios de información provinciales y regionales. Este semestre ha estado marcado por la pandemia originada por la COVID 19 y por las medidas  adoptadas por Centrales Nucleares Almaraz-Trillo (CNAT) para proteger la salud de las personas que  trabajan en sus instalaciones y la de sus entornos familiares. Estas medidas de control, de  contingencia, de prevención y de flexibilidad horaria, adicionales a las establecidas por las  autoridades sanitarias y las Administraciones Públicas, están en línea con las implantadas por otras  centrales nucleares europeas.

La producción de energía eléctrica bruta generada por las dos Unidades de la Central durante el  primer semestre de 2020 ha sido de 6.818 GWh y la producción neta conjunta ha sido de 6.561 GWh. La Central de Almaraz tiene una producción de energía eléctrica bruta acumulada a origen de más de  550.000 GWh.

La Unidad I ha operado de manera estable durante este periodo con la excepción de la bajada de  carga realizada a principios de marzo a petición del Despacho Central de Generación por Operación  Flexible. Además, el 14 de abril dio comienzo la 27ª recarga de combustible que con motivo de la  COVID-19 sufrió una modificación en las fechas y el alcance inicialmente previstos. Tras analizar la  evolución de la pandemia y comprobar el desarrollo satisfactorio en la evolución de las actividades programadas se tomó la decisión por parte de la Dirección de CNAT de dar continuidad al resto de  trabajos de Recarga, finalizando la misma el 20 de junio con una duración total de 67 días.

Durante este periodo, se reforzaron las medidas de seguridad puestas en marcha desde el inicio de  la pandemia para evitar riesgo de contagio y asegurar la ejecución de los trabajos, manteniendo los  máximos niveles de prevención frente a la accidentabilidad, la protección radiológica y la seguridad  nuclear. Para minimizar el personal en Planta, se organizaron distintos turnos y horarios de trabajo y  se contó con un menor número de contrataciones para garantizar la protección de todos los  trabajadores frente a la COVID-19.

Por su parte, la Unidad II ha estado operando de manera estable durante todo el periodo, salvo 3  bajadas de carga realizadas a petición del Despacho Central de Generación por Operación Flexible.

Además, hay que destacar que a 13 de octubre de 2020 se ha alcanzado la cifra de 420 días sin  accidentes con baja laboral en la Central de Almaraz, lo que pone de manifiesto el compromiso con  la seguridad personal de todo el equipo humano.

Sobre la Central Nuclear de Almaraz  

La instalación extremeña genera más de 800 empleos directos en su área de influencia. Esta cifra se  eleva a 2.900 teniendo en cuenta los empleos indirectos e inducidos. Los periodos de Recarga  suponen un importante estímulo para el empleo de la región ya que se efectúa la contratación de  más de 1.200 trabajadores de empresas especializadas, en su mayoría extremeños, que se suman a  la plantilla habitual.

La contribución económica de la Central, tanto a su entorno como a la comunidad autónoma, alcanza  los 45 millones de euros anuales. Con un riguroso sistema de control basado en evaluaciones externas  y auditorias, la central de Almaraz es una instalación de referencia mundial en continuo proceso de  mejora de su seguridad, actualización y modernización tecnológica.