La clausura de la asamblea general ordinaria de la Organización Interprofesional del Tabaco de España (OITAB), se celebró ayer en el Centro Sociocultural de la Inmaculada, en Navalmoral de la Mata, contando con la presencia de la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García, que ha reiterado al sector el firme compromiso de la Junta de Extremadura para que el cultivo tenga un papel relevante en la nueva PAC.

La consejera ha recordado que la Junta de Extremadura ha presentado ante el Ministerio de Agricultura el informe titulado “El Cultivo del Tabaco en Extremadura. Análisis del impacto socioeconómico y ambienta” realizado por un equipo de profesores de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. En este estudio, que se presenta como herramienta científica e imparcial, se refleja la relevancia de este cultivo para nuestra región.

Durante la asamblea se ha puesto de manifiesto que las actividades de cultivo y primera transformación de tabaco cumplen con los objetivos generales establecidos por la Comisión para la reforma de la PAC y que consisten en el fomento de un sector agrícola “inteligente, resistente y diversificado”, reiterando al sector el firme compromiso de la Junta de Extremadura para que el cultivo tenga un papel relevante en la nueva PAC.

Además, de la intensificación del cuidado del medio ambiente para alcanzar los objetivos climáticos y medioambientales de la UE y, por último, el fortalecimiento del tejido socio-económico de las zonas rurales.

Los miembros de OITAB, cultivadores y transformadores de tabaco, han puesto de manifiesto la contribución del sector a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Concretamente, las actividades de cultivo y primera transformación de tabaco contribuyen “por encima” de la media nacional a la consecución del ODS 7 “Energía asequible y no contaminante”, los secaderos de tabaco emplean biomasa, que tiene un efecto neutro sobre el medio ambiente; además, y en relación al ODS 11 “Sostenibilidad del medio rural”, más de 3.000 familias viven de estas actividades, poniendo freno a la despoblación rural; y sobre el ODS 13 “Producción responsable y Acción por el clima”, el cultivo se realiza de forma mayoritaria bajo una norma de producción integrada y por lo tanto de forma respetuosa con el medio ambiente.

Durante la asamblea se ha analizado la campaña recién terminada y las consecuencias que la pandemia ha tenido sobre el sector y se ha analizado el “buen funcionamiento” del sistema de seguros agrarios, que ha permitido superar los daños causados por las malas condiciones climatológicas del verano, que supusieron una merma importante en la producción de tabaco.