Ponte en Órbita visitas desde 2
El presidente de la Plataforma de Afectados por la Central Nuclear de Almaraz, Máximo García,  se ha encadenado hoy de forma simbólica en la puerta de la planta para que se tenga en cuenta a los afectados por las emisiones de radioactividad de CNA y se cierre lo antes posible. Desde el colectivo reclaman más seguridad para no poner en riesgo la salud de los propios trabajadores y de los habitantes de la comarca.

Máximo García en su encadenamiento simbólico nos ha atendido a través del teléfono para contar que se encadena por muchas razones, como los numerosos fallos que ha tenido la central durante 40 años, o que han saltado siete alarmas en los últimos dos meses. Ha hablado de desinformación, de descontrol y del plan de evacuación de los habitantes del entorno que hay que actualizar, matizando que en caso de accidente grave las alarmas de alerta no están en condiciones para avisar a los habitantes.

Otra de las razones por las que están realizando la acción es para demandar una reunión, que llevan pidiendo desde febrero, con la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribero Rodríguez, para ofrecerles su colaboración y plantearle sus reivindicaciones.

El presidente del colectivo ha insistido en que la planta no es apta para su operabilidad con todas las garantías posibles de seguridad y esperan que se cierre en poco tiempo y comiencen con los trabajos de desmantelamiento para tranquilidad de los afectados.

Ponte en Órbita visitas desde 1