El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha asegurado este martes en la Asamblea de Extremadura, a preguntas del Grupo Parlamentario Popular sobre las actuaciones que tiene previsto realizar el Ejecutivo autonómico con respecto al cierre de esta industria,  que no se cerrará la Central Nuclear de Almaraz mientras que no haya una alternativa económica sólida para la zona.

El jefe del Ejecutivo extremeño ha afirmado que “No se va a cerrar la Central Nuclear de Almaraz mientras no haya una alternativa. Extremadura no es ni Zorita ni Garoña” y ha explicado que la alternativa tiene que ser dada por parte del Gobierno de España junto a las diputaciones provinciales y los ayuntamientos.

Vara ha insistido en que debe ser el Gobierno de España el que ofrezca otras posibilidades como también se ha hecho para resolver el problema del carbón en regiones como Asturias o Aragón y apunta que es preciso elaborar una Ley de Cambio Climático, fijar un calendario de cierre de las centrales nucleares en el Parlamento y contar con una alternativa económica antes de que Almaraz finalice su actividad.

El presidente de la Junta de Extremadura ha adelantado que próximamente se reunirá con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y le pedirá subastas especiales de renovables para los territorios en los que hay centrales nucleares porque considera que esta es la mejor manera de ir buscando una transición normal y lógica.

A preguntas del Grupo Parlamentario Podemos sobre las prioridades de la Junta de Extremadura, Fernández Vara ha detallado que la agenda de la Administración regional está centrada en las personas, en los extremeños y sus problemas, sus expectativas, inquietudes e incertidumbres.