Ponte en Órbita visitas desde 1Cartas al Director por Plataforma No al Muro

No más declaraciones institucionales locales y sí actuaciones concretas que paralicen la redacción del proyecto en superficie aún en redacción.

El 6 de octubre de 2018, el pueblo de Navalmoral de la Mata descubre que desde Adif se está trabajando en el proyecto del tren a su paso por la ciudad. Era la primera convocatoria de un grupo de ciudadanas y ciudadanos que luego tomó la denominación de “Plataforma No al Muro”. A pesar de haber solicitado información al Ayuntamiento de la situación real del proyecto tuvo que ser ese encuentro, y una primera exposición histórica del tren a su paso por Navalmoral, la que recordara que todos estábamos interesados en conocer la situación.

La plataforma se concentró todos los jueves desde entonces tanto en la propia estación de tren, como en el Jardincillo, para informar y buscar adhesiones de cualquier persona interesada, colectivo, asociación, institución y juntos conseguimos que el Ayuntamiento concertara varias reuniones con el equipo redactor del proyecto. En ellas fue donde comprobamos que se estaba redactando un proyecto que supondría la división de la ciudad con un muro a cada lado de las vías. El Colegio de Arquitectos de Extremadura se muestra preocupado y un equipo local de arquitectos empieza a trabajar en un proyecto de ordenación del espacio que se ganaría al ferrocarril con el soterramiento. A la vez, unas Primeras Jornadas sitúan la problemática con expertos en ello. Hoy más que nunca necesitamos un tren público social y sostenible

El 14 de febrero de 2019 se entregan en el Ayuntamiento más de 4.000 firmas (posteriormente se llegó a las 5.000) donde se pide reconsiderar el proyecto en superficie y sugerir que la mejor solución pueda ser la soterrada. El pleno municipal por entero acuerda en sesión ordinaria rechazar la solución en superficie planteada con varios pasos inferiores par peatones y vehículos. Toda la comarca está concernida.

Se sigue trabajando en informar a la ciudadanía de la propuesta de Adif una vez ya conocida en detalle, y que dejaría a la ciudad en la mayor inseguridad posible, dificultando el desarrollo de la trama urbana e incomunicando a gran parte de los negocios, comercios, estudiantes, centros deportivos y de ocio. Se hace un cálculo económico de cuánto costaría el soterramiento de 1,5 km de la trama urbana comprobando que se aproxima a la misma cantidad presupuestada para la solución en superficie. Soterrar no sale más caro como algunos se empeñaban en divulgar. Unas Segundas Jornadas con la Asociación del Sector de la Construcción señalan que lo proyectado en superficie además de impedir el futuro de la ciudad deja muchas lagunas sin resolver.

La solución soterrada implica, sin embargo, retomar de nuevo el proyecto para sin modificar el trazado atender al nuevo requerimiento en túnel, ahora afectado por los acuíferos y arroyos que lo atraviesan. Por tanto, un nuevo proyecto demoraría el comienzo de las obras en el tramo del que estamos tratando, Arroyo del Corcho / Arroyo Santa María (6,75 Km). Dos años más como máximo. Es decir, en lugar de comenzar en el 2020 se haría en el 2022. Teniendo en cuenta que el tramo necesario para conectar con Madrid esa aún en estudio, esos poco más de 6 km no impiden que en el año 2023 entre en funcionamiento la línea Plasencia / Arroyo del Corcho. Para ello se precisa que el Ministerio De Fomento en funciones o bien la dirección de Adif ordenen retomar el proyecto contemplando la solución soterrada. Se busca el apoyo de todas las administraciones locales, provinciales y regionales. La estación de Navalmoral que quedaría remodelada en superficie, potencialmente afecta a unas 100. 000 personas en un escenario de cambio climático donde el tren debe ser prioritario tanto en el transporte de mercancías como en el de viajeros.

El 11 de julio, más de 1.500 personas salen a la calle para reafirmarse que el futuro de la ciudad pasa por el soterramiento y que una inversión de largo alcance (200 años) debe estar construida con las debidas exigencias de calidad, seguridad y acicate comercial y económico tanto de Navalmoral de la Mata como de toda la región, al encontrase en las puertas de Extremadura. Esta demostración racional y efectiva en las calles y parques de la ciudad, la mayor habida nunca, según la prensa regional de toda la zona del norte de Extremadura, parece que no ha servido para impulsar que la decisión administrativa de Adif tenga en cuenta el malestar de la ciudadanía ante la solución en superficie.

A estas alturas, después de un año de movilizaciones y de argumentos racionales que lo demuestran, desde la PLATAFORMA desearíamos que una vez pasadas las elecciones locales y autonómicas la nueva corporación cuente con todos los que activamente estamos en ello.

Desde la gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas manifestada el 11 de julio volvemos a reiterar que no solo las declaraciones sirven para variar un proyecto en marcha. Desde la PLATAFORMA seguimos pidiendo a la nueva corporación municipal, que hace falta voluntad activa de buscar los encuentros necesarios para conseguirlo. Y seguimos ofreciendo nuestro trabajo cotidiano para trabajar conjuntamente. Y ya apenas queda margen de tiempo razonable para ello.

28 de septiembre de 2019

Plataforma No al Muro