Los profesionales sanitarios extremeños han notificado 36 casos de agresiones desde que entró en vigor, en febrero de 2018, el Registro de Casos de Agresión a Profesionales del Sistema Sanitario Público.

En el informe elaborado por el Servicio de Inspección Sanitaria de la Dirección General de Planificación, Formación y Calidad Sanitaria y Sociosanitaria de la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales consta que, del total de las 36 notificaciones presentadas, 19 se refieren a agresiones sufridas en Atención Primaria, 17 han ocurrido en centros de salud y 2 en consultorios locales; en los centros hospitalarios se han registrado 16 y 1 un veterinario de Salud Pública fue agredido cuando se encontraba fuera del centro de trabajo, en una finca.

Según la profesión de los agredidos se ha registrado que, 23 son médicos, 6 enfermeros, 2 auxiliares de enfermería, 2 celadores, 2 veterinarios y 1 trabajador social. Atendiendo al sexo de los denunciantes, 21 son mujeres y 15 hombres.

Seis de las agresiones notificadas incluían actos de violencia física, mientras que las treinta restantes consistieron en agresiones verbales, insultos, vejaciones y amenazas de distinto tipo.

Clasificadas según la gravedad de la agresión, quince de las notificaciones adjuntaban la denuncia presentada ante Policía o Guardia Civil, dos de ellas han dado lugar a una incapacidad temporal (baja laboral) para los afectados, y al menos en dos ocasiones los juzgados han dictado sentencias condenatorias contra los agresores, ambas por dos casos registrados en el centro de salud El Progreso, de Badajoz.

Una de las sentencias, tras el juicio por una agresión en consulta, condenó al agresor a 6 meses de cárcel, pago de una indemnización por el tiempo de incapacidad laboral de la víctima y abono de las costas judiciales. En la otra sentencia, a raíz de un caso de amenazas a una médico, la condena al agresor fue de 60 días de multa, prohibición de comunicarse con la médico agredida por un período de 3 meses, con la advertencia de que quebrantar esta prohibición llevaría aparejada pena de prisión, y pago de las costas del juicio.

Precisamente el citado centro de El Progreso concentra 6 de las 17 denuncias de agresiones procedentes de centros de salud de la región, lo que representa el 35 por ciento del total, y se da la circunstancia de que una profesional de ese centro ha notificado dos agresiones causadas por dos usuarios distintos.

Clasificadas por provincias, del total de 36 agresiones notificadas 19 se refieren a agresiones registradas en la provincia de Badajoz y 15 en la de Cáceres.

En cambio, de las 16 denuncias presentadas en el ámbito hospitalario la inmensa mayoría (13) corresponden a centros de la provincia de Cáceres, dado que 5 de ellas se han notificado desde el Hospital Virgen de la Montaña, 4 desde el Hospital San Pedro de Alcántara, 3 desde el Hospital Virgen del Puerto de Plasencia y 1 desde el Hospital de Coria. En los centros hospitalarios de la provincia de Badajoz tan sólo se han registrado agresiones en el Hospital Perpetuo Socorro de Badajoz (2) y en el Hospital de Zafra (1).

Aunque la mayor parte de las notificaciones no especifican cuál fue el desencadenante de la agresión, entre las que sí lo hacen se citan causas como el tiempo de espera, estado de embriaguez, estado de agitación o disconformidad con el trato recibido por parte del personal del centro asistencial.

La mayoría de las notificaciones son tramitadas a través de las gerencias de las áreas de salud de la región o de los colegios profesionales, que las dirigen al Servicio de Inspección Sanitaria de la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales del que depende el Registro de Casos de Agresión a Profesionales del sistema sanitario público y centros sociosanitarios de la Comunidad Autónoma de Extremadura

Los responsables del Servicio de Inspección están preparando, en colaboración con la Policía Nacional, varias acciones formativas para los profesionales sanitarios, que se iniciarán en los centros donde se han producido más incidentes de este tipo.

stock