Capítulo 2º

El Sáhara occidental, a partir de 1975, queda dividido con parte de su población bajo la opresión marroquí y parte de su población viviendo en campamentos de refugiados, en Argelia.

Argelia, aliado de Rusia, armó al Polisario; EEUU y Francia armaron a Marruecos. En 1981 Marruecos empezó a construir un muro de 2500 km dividiendo el Sáhara en dos.

Cuando acaba la guerra fría, EEUU decide que la guerra entre el Polisario y Marruecos ha de terminar. En 1991, con el respaldo de Naciones Unidas, se aprueba un plan de paz con la condición de que se celebrase un referéndum en el que los saharauis decidieran sobre su futuro.

Desde hace 40 años, la población saharaui que vive bajo ocupación marroquí sigue expuesta a graves violaciones de sus derechos y libertades: desapariciones forzadas, ejecuciones sumarias o extrajudiciales, detenciones arbitrarias, torturas, juicios por los tribunales militares, violaciones de las libertades de asociación, de manifestación, de expresión, violaciones de los derechos culturales…

Más de 500 personas están desaparecidas desde 1975.

Y 150.000 saharauis viven en campos de refugiados auto-gestionados, en el sur de Argelia, a la espera de ejercer su derecho al voto.

El clima desértico, hostil, hace que su vida sea extremadamente difícil. La ayuda internacional, que desde la crisis ha mermado considerablemente, les proporciona alimentos pero son insuficientes. Por lo tanto, a pesar de los grandes esfuerzos de los saharauis, la población sufre por la escasez y las enfermedades causadas por la situación. Jóvenes saharauis crecen sin futuro, a pesar del alto nivel de escolaridad.

Mientras tanto – en clara violación del IV Convenio de Ginebra – el Reino de Marruecos llevó a cabo la transferencia de parte de su población en los territorios ocupados del Sáhara Occidental y explota los recursos naturales para su propio beneficio, con la complicidad de empresas multinacionales, contraviniendo el derecho al consentimiento previo de la población saharaui.

Los acuerdos tripartitos de Madrid son ilegales desde el punto de vista internacional.

El Sáhara Occidental es un territorio pendiente de descolonización, es la última colonia de África.