El Gobierno de España aprobó el pasado viernes la reducción de la velocidad máxima permitida en las carreteras convencionales de 100 a 90 kilómetros por hora, según ha informado la Delegación del Gobierno en Extremadura. La medida persigue reducir el número de accidentes y de fallecidos en este tipo de vías.

Con el fin de conseguir la reducción del número de accidentes y de fallecidos, el Gobierno ha aprobado reducir la velocidad máxima permitida en las carreteras convencionales. La medida entrará en vigor en los primeros meses de 2019 y la DGT anuncia que a lo largo del año habrá más reformas.

carreteras

Según los datos de la Dirección General de Tráfico, los fallecidos en las carreteras convencionales de Extremadura suponen el 69% del total de víctimas mortales en lo que llevamos de 2018 y que era del 75% en los datos de 2017.

Esta medida establece un mes de plazo para que los diferentes organismos titulares de las carreteras modifiquen la señalización en los tramos en los que hasta ahora los límites se encontraban en 100 Km/h.

En Extremadura existen 8.500 kilómetros de carreteras convencionales, de los cuales, 1.000 kilómetro son de titularidad del Estado, y el resto de la Comunidad Autónoma y las diputaciones.

En la red de carreteras de España la medida afecta a alrededor de 7.000 km de vías de los 165.000 que la conforman.

Durante 2018 se han producido 42 víctimas mortales en las carreteras de la región con respecto a 2017, 29 en Badajoz y 13 en Cáceres. Del total de fallecidos, 29 de ellos, es decir, el 69%, lo han sido a causa de accidentes producidos en carreteras convencionales, muy por encima de los accidentes en autovías (6 fallecidos) y en tramos urbanos (7 víctimas mortales).

Con respecto a 2017 hasta el momento se han producido 14 fallecidos menos. De las 56 víctimas mortales de 2017, en carreteras convencionales fallecieron 42 personas, en accidentes producidos en autovías, las víctimas fueron 8 y en tramos urbanos fallecieron 6.