Resulta paradójico que la propuesta de Pedro Sánchez para afrontar el mal llamado “desafío soberanista” sea bien acogida en Catalunya y no entre la ciudadanía que sufre este conflicto día a día a cientos de kilómetros de esta Comunidad.

Es arrobador escuchar las lecciones de derecho constitucional que dan profesionales del “barrabarismo” formados en Marhuenda´s Academy que conocen al dedillo el artículo de nuestra Carta Magna, que dispone la indisoluble unidad del Estado Español. Que el resto del artículo diga que la Constitución “reconoce y garantiza el derecho a la AUTONOMÍA de las NACIONALIDADES y regiones que la integran” (que integran España) les es indiferente; el Scattergories es mío y me lo llevo cuando quiero.

Quizás, el problema sea de salud mental y se deba a un incipiente alzheimer selectivo que acucia al gobierno central haciéndole olvidar quién decidió y por qué recurrir el Estatuto Catalán, legítimamente aprobado, que garantizaba la paz social.

Quizás, el problema sea de decoración y cambiar las cortinas bordadas en humo, que decoran Moncloa y Canónigos, por unos alegres visillos provoque tanta claridad que sus residentes al cuarto oscuro se deban ir a vivir.

iborika_folk_festival_1024x205_web