La huelga de examinadores de tráfico continúa y parece no tener un final a corto plazo. Las quejas de las autoescuelas están a la orden del día pues desde la administración guardan silencio, siendo ellas mismas y sus alumnos los grandes afectados de las demandas de los funcionarios.

Las autoescuelas han reaccionado y después de anunciar, alguna de ellas, que tienen que luchar todas en la misma dirección para ser escuchadas y que no sean sus empresas y sus alumnos los que paguen las consecuencias directas de la huelga de examinadores, han salido a la calle y han protestado con dos camiones que han impedido en la zona de los Sauces de Navalmoral que los examinadores de tráfico pudiesen realizar su trabajo.

Del mismo modo durante los últimos día las quejas se dirigían también hacia Tráfico pues, cuando programan el calendario de exámenes, hacen que Navalmoral sea una de las zonas más perjudicadas frente a otras de la región que sí pueden realizar las pruebas con más asiduidad.

Banner Raya Real en Villar del Pedroso