La delegada del Gobierno, Yolanda García Seco, participó hoy en las jornadas de formación “El comercio ilícito de productos del tabaco”, celebradas en Mérida y organizadas por la multinacional Philip Morris en colaboración con la empresa Logista, a la que asistieron más de un centenar de agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, además de Policías Locales y representantes de la Agencia Tributaria.

García Seco explicó que el objetivo de este encuentro es el de la prevención y el control del comercio ilícito del tabaco en Extremadura y recalcó la importancia de que la hoja de tabaco extremeña no se destine al comercio ilícito “porque garantiza a las empresas transformadoras, compradoras y multinacionales, que lo que se produce en Extremadura es legal, y ello permitirá la continuidad del cultivo”. “Es necesario garantizar ese buen hacer de los agricultores extremeños que cumplen sus normas y que destinan sus productos a las empresas de primera transformación; hay que vigilar; hay que perseguir el comercio ilícito y en eso estamos”, señaló la delegada del Gobierno en Extremadura, que destacó el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en este sentido. “Si hay un riesgo de que ese cultivo, de que esa hoja de tabaco, se destina al comercio ilícito, existirá un mayor temor por parte de las multinacionales de comprar la hoja aquí”, añadió.

García Seco destacó el importante trabajo realizado por la Junta de Extremadura al respecto ya que durante todo este tiempo ha trabajado en la elaboración de un decreto que entrará en funcionamiento durante la próxima campaña, explicó, para controlar la trazabilidad de la hoja del tabaco por tratarse de uno de los productos que ha sufrido un mayor incremento en el contrabando.

En este sentido, recordó la operación Pacote, cuya primera fase tuvo lugar en Extremadura y en la que se intervinieron 250 toneladas de hoja de tabaco con un valor de 40 millones de euros y en la que seis miembros de la misma familia fueron detenidos.

La delegada del Gobierno en Extremadura recordó también que el tabaco es un producto que genera una gran riqueza en la región, “no solamente por los impuestos que llegan a las arcas públicas del Estado y de la Administración Pública, si no por la actividad que genera en las zonas rurales”.

En Extremadura alrededor de 3.500 empleos provienen del cultivo de la hoja de tabaco a la que se dedican más de mil explotaciones agrícolas de las comarcas de Campo Arañuelo, Valle del Alagón y Valle del Tiétar, fundamentalmente.

Ante ello, la importancia de formar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, reiteró la delegada del Gobierno, “la importancia de prepararlas para actuar y certificar que ningún kilo de hoja de tabaco salga del comercio legal, pues de este modo también se contribuye al mantenimiento de la economía regional”.