Imagen de archivo

El Partido Popular de Navalmoral ha comparecido ante los medios durante la mañana de ayer para decir que lo que está ocurriendo con la Policía Local con respecto a la gestión municipal de horas extras es un tanto bochornoso mientras que el PSOE moralo a través de un comunicado de prensa emitido y tras haber finalizado la intervención de los populares les pide que abandonen la estrategia de desprestigio de la policía local y ofrezcan propuestas para mejorar el servicio.

El PP moralo ha presentado en esta ocasión unos documentos que indican que el pago de las horas extras para los agentes de la Policía Local de Navalmoral apuntada en un bolsa superaba lo permitido, haciendo notar que la propuesta fue rechazada por intervención y sin haber pasado por una comisión previa. Los socialistas defienden la iniciativa de la bolsa como una solución para no quedar a la población sin un servicio urgente debido a la baja y jubilación de varios agentes.

Los socialistas insisten en que ellos ponen soluciones y por eso han convocado 7 nuevas plazas de agentes de la Policía Local y el PP insiste en hablar y decir la verdad en este asunto que la alcaldesa ha ocultado, además de hacer notar que se trató de una medida electoralista presentada varios días antes de las Elecciones Generales.

El portavoz del Grupo Municipal del PP puso también sobre la mesa el documento que el defensor del pueblo dirigía a la alcaldesa donde la instaba a cumplir el deber legal que le incumbe de responder en tiempo y forma a las solicitudes y peticiones que le hayan sido formuladas, de conformidad con las normas reguladoras del procedimiento administrativo. También ha indicado que seguirán pidiendo la documentación que ya han solicitado en varias ocasiones y reclamando que se reúna la Comisión Informativa de Seguridad Ciudadana.

El PSOE termina su escrito anotando que no van a permitir “lecciones sobre gestión del personal del ayuntamiento por parte del partido que despreció a la plantilla municipal, chantajeó con cambios de horarios y aprobó convenios colectivos rechazados por organizaciones sindicales”.