La operación PACOTE, que ha llevado a cabo la Guardia Civil en naves de Navalmoral, Tiétar y Majadas, en la que han sido detenidas 6 personas, supone la mayor incautación de tabaco en Europa. El valor en el mercado de las 250 toneladas aprehendidas es de más de 40 millones de euros.

Según ha informado la Guardia Civil se han registrado 8 domicilios y naves industriales de las tres localidades del Campo Arañuelo en las que “se han intervenido 23.000 euros en metálico, un vehículo, documentación en papel y en soporte informático; y se han bloqueado varias cuentas bancarias y activos de los supuestos responsables de la organización delictiva. Igualmente, se ha desmantelado cinco puntos dedicados a la recepción y distribución ilícita de hojas de tabaco.”

El operativo se había iniciado a principios de año tras haberse interceptado en la carretera N-432 en Llerena (Badajoz) dos furgonetas con casi dos toneladas de tabaco en las que se detectó que la documentación de la carga era falsa, por lo que se detuvo a los dos ocupantes de los vehículos.

Posteriormente las investigaciones de la Guardia Civil demostraron que en 2016 “los detenidos enviaron, mediante una sola empresa de paquetería, 85.000 kilogramos de hoja de tabaco, cuyo valor había alcanzado en el mercado legal los 14 millones de euros. Asimismo, los agentes pudieron determinar que estos envíos con destinatarios ubicados en toda España, eran remitidos a otras personas integrantes de una organización.

Igualmente constataron la existencia de la organización en el norte de Extremadura, y “que utilizaban una empresa de actividad legal para camuflar la recepción y posterior venta de hojas de tabaco fuera de los cauces legales”. El tabaco cultivado era tanto de “explotaciones propias como de otros agricultores dedicados al sector y que su venta se realizaba a través de Internet con posteriores envíos por paquetería o transporte por carretera.”

La organización distribuía posteriormente “fuera de los cauces legales una importante parte de la producción tabaquera de la zona con el fin de eludir impuestos y tributos que sí pagaban el resto del sector”. Eludían también los controles sanitarios.

Llegados a este punto, la Guardia Civil procedió a la explotación de la operación PACOTE “donde se detuvo al resto de los integrantes de la organización, dos hombres y dos mujeres pertenecientes a una misma familia.”

En la investigación, que continúa abierta, se están analizando más de 6.000 envíos de tabaco, “cuyos destinatarios podrían enfrentarse a un delito de contrabando de tabaco, debido a la cantidad y valoración de estos.”

La operación también consta, a menor escala, de la denominada “fabricación casera de cigarrillos”.  Tabaco que, “fuera de los cauces establecidos, deja de tributar al Estado y no pasa ningún control sanitario.”

clases apoyotodos con Daniel