Los secretarios generales de UPA y UPA-UCE, Lorenzo Ramos e Ignacio Huertas, se reunieron en Navalmoral con el presidente de Cetarsa, Juan Andrés Tovar, para abordar la situación actual del sector tabaquero y plantear mejoras que garanticen su futuro.

En un comunicado hecho público, UPA-UCE destaca la importancia que tiene la industria Cetarsa para el sector tabaquero extremeño, ya que realiza la mayor parte de la compra de este producto. De los 29 millones de kilos de tabaco que se producen en Extremadura, Cetarsa compra 22. Por ello, y por su consideración de industria pública, “creemos que tiene un papel fundamental para mejorar las condiciones de nuestros tabaqueros y tratar de garantizar el futuro del sector.”

Los representantes de UPA han aprovechado el encuentro para analizar la situación actual de un sector en el que ven que nuestro tabaco está compitiendo en calidad con el resto de las producciones de la UE pero eso no se ve reflejado en los precios que perciben los productores. “Mientras que nuestros agricultores están cobrando unos 2,25 €/kilo de tabaco Virginia, los competidores italianos están recibiendo precios superiores a los 2,70 €/kilo”, denuncian. Por este motivo, desde UPA reclaman que se reconozca la calidad del tabaco extremeño, situando los precios de las producciones al mismo nivel que el resto de productores europeos.

Aseguran que, “el tabaco tendrá futuro en Extremadura si nuestros agricultores perciben buenos precios por lo que producen. No se puede producir a pérdidas constantemente y así se lo hemos dicho al presidente de Cetarsa. Este cultivo ayuda a la supervivencia de muchas zonas en las que no hay otro tipo de alternativas, y desde UPA pelearemos para que continúe cultivándose.”

También reclaman mayor estabilidad para el sector con el objetivo de que los tabaqueros puedan realizar las inversiones necesarias en sus explotaciones. Para lo que UPA reivindica la firma de contratos plurianuales.

“Con la actual PAC, el sector tabaquero depende únicamente del precio y la realidad es que únicamente se cubren los costes de producción. Consideramos que la única vía de garantizar el futuro del sector es que el tabaco genere ingresos por su precio. No se puede producir a perdidas constantemente”, explican desde UPA.