Ponte en Órbita visitas desde 2

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha intervenido en la apertura de la jornanda científica organizada por la compañía de investigación biofarmacéutica Abbvie que se ha celebrado el viernes en Mérida y donde profesionales y especialistas sanitarios han reflexionado sobre la eliminación del virus de la Hepatitis C (VHC) en Extremadura.

“Tenemos un tratamiento que cura y una enfermedad que, de no curarla, puede tener consecuencias graves para la salud, incluso la muerte”, ha dicho a los periodistas, Vergeles, y también que esta reunión científica “nos va a permitir una reflexión que sirva para empezar a elaborar un plan de erradicación de la  hepatitis C”.

El vicepresidente segundo ha explicado que desde hace unos años hay tratamiento para el VHC que permite la desaparición de la enfermedad y ha recordado la importante inversión realizada por el Sistema Nacional de Salud y también por el Servicio Exremeño de Salud. “Fuimos la segunda comunidad autónoma que empezó a tratar pacientes con VHC y en estos años hemos tratado a unas 1.600 personas con una inversión de alrededor de 30 millones de euros”, ha señalado.

El consejero apuntaba que hoy en día los tratamientos son “infinitamente más baratos que hace unos años”. En 2012 estábamos hablando de 45.000 euros por paciente y ahora los costes son más asumibles, por lo que afirmó que “ ha llegado el momento de que introduzcamos la tendencia a la erradicación, a la vez que nos adaptamos a la estrategia de la Organización Mundial de la Salud con el objetivo 2030 de cifras de reducción de las consecuencias de esta enfermedad”.

El futuro plan de erradicación “no es algo que podamos hacer de manera indiscriminada a toda la población”, ha precisado. Hay identificados una serie de grupos de riesgo, bien por las conductas, por vulnerabilidad social o porque están en un ámbito donde tiene más posibilidades de contraer el VHC. A estos grupos se dirige el plan, que deberá tener agilización analítica y la técnica del diagnóstico de un solo paso que el SES implantó en el Complejo Hospitalario Universitario de Cáceres, “con magnificos resultados”.

El consejero estima que alrededor de 3.400 pacientes pueden tener en Extremadura xerología positiva del virus, aunque luego habrá que ver los análisis para ver si está el VHC o cuál es su situación. “Será algo que tenemos que ir abordando de forma progresiva”, ha dicho.

Vergeles ha señalado que en esos grupos están aquellas personas que recibieron transfusiones de sangre o plasma antes de una determinada época en la que los métodos de esterilización no eran tan sofisticados como lo son ahora; personas en situación de vulnerabilidad como internos penitenciarios, o quienes hayan hecho uso de drogas por vía parenteral en algún momento de su vida.

“Hay que identificar todos los factores de riesgo para que finalmente podamos hacer ese plan de erradicación y que sea realmente eficiente”. Además, ha concluido, esa eliminación del VHC “nos permitiría aumentar las cifras de donación de órganos, de hígado, lo que es importante para nuestro país”.