La consejera de Economía e Infraestructuras, Olga García, ha informado al Consejo Asesor del Agua que se ha reunido este martes en Mérida, del protocolo de intenciones que próximamente firmarán la Junta de Extremadura y las Diputaciones Provinciales de Badajoz y Cáceres, con el objetivo de desarrollar de forma coordinada, un conjunto de actuaciones de infraestructuras en materia de depuración de aguas residuales.

El marco temporal es el periodo 2018-2027 y se incidirá de manera especial en los municipios de menos de dos mil habitantes equivalentes al 15% de los municipios de la región.

Según ha explicado, Olga García, las tres administraciones han venido trabajando en la relación de la depuración pendiente en la región con el ánimo de “planificar y ejecutar ordenadamente las actuaciones, en el menor tiempo posible, y con un reparto del gasto por cada administración”.

García, ha añadido que una vez resueltas las carencias que tiene el 85 por ciento de la población en materia de saneamiento y depuración, es el momento de “emplearnos muy a fondo en estas otras poblaciones menores que presentan grandes necesidades de depuración”.

En conjunto, el protocolo contemplará alrededor de 268 actuaciones en esta materia, con un importe de más de 152 millones de euros.