IU de Navalmoral ha comentado en las redes sociales los puntos por los cuales su grupo Municipal voto en contra, en el pasado Pleno Municipal, de la supresión del pago de la tasa municipal para la apertura de establecimientos.

1. Se trataba de una tasa proporcional y diferenciada: actividad económica, volumen de negocio, metros cuadrados. No pagaba lo mismo un carnicero o una peluquera que una gran superficie comercial.

2. Se trataba con esta tasa de que la administración local diese carta de validez a los proyectos de seguridad, higiene, protección del medio ambiente… vinculados a esa explotación empresarial, necesarios para obtener la licencia.

3. Se dejarán de percibir, al menos, 40.000€ para las arcas municipales. El equivalente a la creación de tres puestos de trabajo dignamente remunerados (según muchos estudios, es este tipo de empleo el que mejor fortalece la economía local), o para la puesta en marcha de proyectos empresariales municipales que además de generar empleo, suministren servicios básicos para la ciudadanía.

4. Es totalmente inmoral hacer tabula rasa, no se puede colocar al mismo nivel a un autónomo con multinacionales del comercio minorista como Mercadona, Inditex o Lidl.

5. Somos totalmente favorables a una eliminación o reducción de esta tasa atendiendo a criterios de renta, tipo de negocio… pero jamás podemos estar de acuerdo con su supresión en el caso de grandes empresas, que causan un fuerte impacto negativo en la economía local al no tener entre sus proveedores al sector productivo de nuestro entorno, extraer los beneficios obtenidos fuera de nuestra localidad (incluso fuera de España) o imponer condiciones draconianas (horarios comerciales, guerra de precios…) contra las que un pequeño negocio no puede jamás competir en igualdad de condiciones.

6. Esta medida se tomó hace tiempo en muchos municipios extremeños (Cáceres, Mérida, Miajadas…) sin que haya tenía impacto medible alguno salvo la pérdida de ingresos en el presupuesto municipal.

7. Se trata de una medida neoliberal, aplicada por un gobierno que se dice socialista, que profundiza en el empequeñecimiento de lo público y desregula el mercado.

8. Si realmente se tratara de ayudar al autónomo o pequeño empresario se podría regular desde el Consistorio el precio de alquiler de los bajos comerciales (absolutamente desorbitado en algunos casos) o limitar el número de licencias de explotación para grandes superficies comerciales atendiendo a criterios de economía social.

La Bamba banner genérico 2018