El Santuario de Nuestra Señora del Berrocal de Belvís de Monroy ha sido el lugar de concentración del grupo de jóvenes que, próximamente, van a recibir el Sacramento de la Confirmación en Navalmoral. Convocados el pasado 1 de mayo por los catequistas y por el sacerdote encargado, Vladimir Sánchez, los chavales han peregrinado hasta el santuario desde la Ermita morala de Las Angustias.

Con una marcha a primera hora de la mañana han llegado hasta el templo belviso, tras nueve kilómetros andando, donde han recibido la bendición como peregrinos. Durante el camino, amenizado con rezos y cantos, visitaron la iglesia de Casas de Belvís.

Antes de comenzar las actividades programadas para la tarde, los jóvenes realizaron una barbacoa y compartieron la comida que cada uno aportaba a la jornada. Lecturas, oraciones, cantos, risas, una gymkana y una misa marcaron la jornada vespertina. Los familiares de los chavales se sumaron también a las actividades.

El sacerdote invitó a los chicos, según ha relatado el catequista Óscar Salgado, a abrir sus corazones a la gracia del Espíritu Santo que van a recibir y continuar en la Iglesia para hacer que sea una iglesia más cercana y joven. Así mismo, subrayó, animó a los padres a acompañar a los jóvenes con la oración y con el ejemplo de vida y terminó agradeciendo a los padres, catequistas y anteriores sacerdotes el haber plantado y cuidado la semilla de la fe en los corazones de aquellos chicos.