Ponte en Órbita visitas desde 1

La Fundación Concha de Navalmoral prepara para la primavera del 2020 una gran exposición con la que conmemorará la llegada a Navalmoral de los primeros médicos que darían paso, unos años después, a la creación del Instituto Nacional Antipalúdico. El presidente del Patronato de la Fundación Concha, Carlos Zamora, ha comparecido esta mañana ante los medios acompañado de la alcaldesa de Navalmoral, Raquel Medina, y del concejal de Cultura, Pedro Fernández, para explicar el proyecto.

El presidente de la Fundación Concha ha contado que en la conmemoración, consistente en una “gran exposición”, se viene trabajando desde 2014 con la Fundación Rockefeller y la Fundación Bayer, residentes en Alemania, para que aporten documentación y aumente el material para la muestra que está previsto comience durante la primavera del 2020 y dure al menos hasta final de ese año, con la posibilidad de que esta pueda ser itinerante e ir a otras poblaciones de nuestro entorno donde también existieron dispensarios antipalúdicos dependientes del centro moralo.

La exposición se hará en el edificio de las Escuelas Concha junto al rollo y para ello, ha dicho, hay que realizar obras. Se hará con una aportación de 20.000 euros que realiza el Ayuntamiento moralo y con fondos que aportará la propia Fundación. Para mejorar el edificio se adecuará la rampa de acceso, se trabajará en los baños para adaptarlos al publico convencional y a los minusválidos, y se realizarán otros trabajos de renovación y pintura en las aulas de la primera planta. Está previsto que la intervención comience en los próximos días.

Además han anunciado unas jornadas para abril o mayo en las que se realizarán cuatro conferencias sobre el paludismo con la implicación de instituciones como la Fundación Yuste, la Fundación Helga de Alvear y la Universidad de Extremadura y con la ayuda de la familia del que fuese médico en el Centro Antipalúdico, Álvaro Lozano.

Por otra parte Raquel Medina ha hablado del apoyo incondicional a propuestas como esta, donde se les platea que se recupere y se ponga en valor la memoria perdida de Navalmoral.