El consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, ha presentado un “Decálogo de Buenas Prácticas de Salud Mental”, acompañado por el vicepresidente de FEAFES, Antonio Lozano, la técnica del Observatorio de Salud Mental, Inmaculada Valero, y la gerente del SEPAD, Consolación Serrano.

La Federación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES Extremadura)  ha realizado este decálogo, que está dirigido principalmente a los medios de comunicación y que forma parte de una campaña para eliminar los estigmas de esta enfermedad y concienciar y sensibilizar sobre la necesaria integración de estos pacientes.

mental

La campaña nace de un programa financiado con 10.000 euros por el SEPAD que está dirigida a la atención a las personas con Trastorno Mental Grave. Este año se creó una línea específica de financiación a las entidades de personas con trastorno mental para la puesta en marcha de programas que luchen contra el estigma asociado a las enfermedades mentales y a la mejora de su imagen.

En ese sentido hay que recordar el papel esencial que tienen los medios de comunicación en el mantenimiento de una imagen de la enfermedad mental que tiende a estar cargada de prejucios y estereotipos, casi siempre negativos y asociados a la conducta violenta o imprevisible, en los casos graves, cuando no a la simulación o a una cierta debilidad de carácter, en el caso de otros trastornos más comunes, como los afectivos.

La campaña tiene un hastag #alertaestigma y un programa del mismo nombre asociado a él de sensibilización y promoción de la imagen positiva en salud mental del Observatorio de Salud Mental de Feafes Extremadura.

En la presentación se ha recordado que una de cada cuatro personas padecerá un problema de salud mental a lo largo de su vida. El decálogo resalta palabras ofensivas como “loco, trastornado, esquizofrénico, manicomio” en titulares de prensa de sucesos violentos. Lozano ha recordado que nunca se titula “un diabético agrede”, pero sí “un esquizofrénico agrede”, cuando la violencia puede ser ejercida por cualquier persona, independientemente de su estado de salud. Son titulares estigmatizantes, ha señalado.